Empezó la temporada de pileta y con ella las infecciones en el oído también llamadas “otitis”.

Otitis es un término general utilizado para la inflamación del oído. Pero el oído tiene 3 canales, es por eso que la otitis se subdivide en:

-La otitis externa, otitis externa, u “oído de nadador” que afecta al canal auditivo externo.

-La otitis media implica al canal auditivo medio. En la otitis media, el oído está infectado o obstruido con líquido detrás del tímpano.

-La otitis interna o laberintitis afecta al oído interno incluyendo órganos sensoriales para el equilibrio y la audición. Cuando se inflama el oído interno, el vértigo es un síntoma común.

La otitis externa es la más leve y una de las más comunes afecciones al oído, también conocida como “oído de nadador”. Esta infección abarca el conducto auditivo externo, que va desde el tímpano hasta el exterior de la cabeza. Se produce por bacterias generadas a partir de agua que queda en el oído, comúnmente, después de nadar. Las otitis causadas por virus son menos comunes.

También puede ser causada por introducir objetos y hasta los dedos mismos en el canal auditivo!

Algunos signos de la otitis externa son:

-Picazón leve a más intensa en el canal auditivo

-Enrojecimiento leve dentro del oído a más intenso

-Molestia en el oído que se transforma en dolor

-Secreción incolora a pus

-Sensación de bloqueo en el oído

En el peor momento puede presentar:

-Dolor intenso que se extiende a la cara y cabeza

-Inflamación de ganglios linfáticos del cuello

-Fiebre

-Hinchazón en el oído

Generalmente se trata con gotas para el oído y alguna medicación para bajar la fiebre y antibióticos para combatir las bacterias, pero dependerá de la gravedad de la situación. Es por eso que debes acudir al médico de inmediato para evitar complicaciones. Si existen complicaciones debes acudir a un especialista y es casi seguro que tu médico clínico te derive. El médico especialista en oídos, garganta y nariz se llama también otorrino.

Usualmente se utilizan gotas tópicas externas pero, si la infección persiste y dependiendo de las características de la misma, el médico podrá recetarte alguna medicación oral.

El diagnóstico suele ser en el consultorio donde el médico evalúa utilizando un otoscopio que posee luz y permite ver en el interior del oído, ya sea que hayan residuos, irritación, etc.

De persistir la otitis, puede pedir algún examen complementario.

Qué factores pueden influir en contraer otitis externa?

Nadar en agua con niveles elevados de bacterias, como lagos, ríos, mares o piscinas no bien desinfectadas.

-Un canal auditivo estrecho que puede atrapar más fácilmente el agua (como el caso de los niños).

Limpieza inadecuada del canal auditivo

-Algunos auriculares o audífonos

-Alergias en la piel

Entre las complicaciones podemos citar:

-La pérdida temporal de la audición

-Infección crónica

-Daño en los tejidos internos, cartílago y hueso (otitis externa maligna) y la propagación del mismo a otras partes del cuerpo.

Cómo prevenir el oído de nadador?

-Principalmente, mantén los oídos secos. Seca tus oídos cuidadosamente después de la exposición a la humedad de nadar o bañarte. Seca solamente tu oído externo, lenta y suavemente con una toalla o un paño suave. Inclina su cabeza hacia un lado para ayudar a drenar el agua que pueda quedar atrapado en el canal auditivo.

-Nada en lugares seguros!

-No coloques objetos extraños en el oído ni metas los dedos! Cuando limpies tus oídos hazlo suavemente y si ya tuviste episodios de otitis usa un toalla en vez de hisopos o adquiere los que se utilizan para bebés.

Mientras estés en tratamiento, evita nadar y bucear. Toma la medicación y utiliza las gotas tal como te ha indicado el médico. Si no puedes aplicarte las gotas tu mismo, pide ayuda. La mejor forma es estando acostado de lado para que la medicación penetre correctamente en el oído.

Espero esta información te sea de utilidad! Hasta pronto!