La semana pasada junté coraje y fui al dentista. La verdad es que soy poco problemática para ir al médico pero el dentista no le gusta a nadie, o por lo menos antes, durante y después de que te atiende!

Fui al consultorio convencidísima de tener caries por todos lados. Es raro porque he tenido sólo un par en toda mi vida pero me sentía tan molesta que me imaginé la boca completamente arruinada.

Para mi sorpresa, no habían caries en los dientes pero el médico me dijo que tengo bruxismo. Es cuando aprietas demasiado los dientes entre ellos.

Es decir, mi problema es que ando por la vida rechinando los dientes como villano de película y luego el malestar en la mandíbula y cabeza se torna insoportable.

Averiguando un poco más del tema, descubrí que el bruxismo es un problema bastante común, con una prevalencia de entre 8 a 31% en la población general siendo más común en mujeres que en hombres. El bruxismo puede presentar síntomas casi imperceptibles, y es por ello que las personas no se dan cuenta de la condición (como me pasó a mí J). Incluso afecta a los niños sobre todo cuando empiezan a salir los dientes de leche y cuando los pierden por los definitivos. Aproximadamente entre el 15% y el 33% de los niños rechinan los dientes. En general suelen hacerlo durante el período de sueño y puede estar relacionado a problemas de ortodoncia como a enfermedades gastrointestinales, deficiencias nutricionales entre otras y/o componentes psicológicos como la ansiedad o el estrés.

Muchas personas rechinan los dientes de vez en cuando. El bruxismo se produce cuando la presión se da frecuentemente. Existen dos tipos de bruxismo: el que se produce durante el sueño, cuyo malestar se percibe por las mañanas y va disminuyendo con el día, y el bruxismo despierto que tiene un comportamiento inverso al del sueño.

 

No existe un motivo único o bien definido por el cual se produce el rechinamiento. Al igual que en los niños, tiene relación con una mordida imperfecta por dientes torcidos, ansiedad y estrés y en el caso del bruxismo en sueño, puede haber relación con trastornos del sueño tales como apnea o no descansar bien de noche por agentes externos.

Si bien pareciera ser inofensivo más allá del dolor bucal o de cabeza o la hipersensibilidad en los dientes, el bruxismo con el tiempo, puede causar desgaste en los dientes hasta causar daños, roturas y otras complicaciones en arreglos anteriores. E incluso puede dañar la mandíbula y modificar a apariencia del rostro. Por eso, si tienes algún síntoma o sospechas que aprietas demasiado los dientes mientras duermes o tu pareja te ha escuchado rechinar los dientes por las noches, debes acudir a un dentista.

 

Antes que nada, y para tratar el problema, es necesario detectar el origen del trastorno. Duermes mal de noche? Te acosan los problemas? Estás nervioso o furioso por algo? Si el problema es psíquico, la terapia para aprender a manejar el estrés ayuda mucho a relajar todo el cuerpo, incluso la boca!

Ejercicios diarios como pilates, yoga o meditación pueden además a ayudar a controlar el estrés de mejor manera y en forma natural mientras también ayudas a tu cuerpo (yo lo hago!)

También los hobbies, por mínimos que sean y aunque sólo puedas dedicarle muy poquito tiempo diario, ayudan a que te distiendas de los problemas diarios.

Pueden aconsejarte también ejercicios con un terapeuta físico y hasta incluso tomar algún medicamento del tipo relajante muscular para solucionar el problema.

La vida sana, como siempre, es la cura de todos los males. Reducir la cafeína y el alcohol pueden ayudar a disminuir el rechine de dientes. También es importante eliminar malos hábitos como masticar lápices, uñas, bolígrafos y todo lo que no sea comida.

Por último, la goma de mascar puede empeorar el bruxismo. Trata de eliminarla.

Es posible que el médico te aconseje el uso de férulas o protectores bucales que sirven para mantener los dientes separados evitando así el daño causado por apretar o rechinar. Pueden estar hechos de acrílico duro o materiales blandos y encajan sobre los dientes superiores o inferiores.

Si el problema es de ortodoncia, es decir que tienes la mordida torcida o desencajada, es muy probable que te recomienden corregirla. No es muy económico y muchas obras sociales no lo cubren pero puede evitar males mayores y de seguro mejora la calidad de vida. Aunque parezca mentira, nunca es tarde para mejorar la sonrisa! En los casos graves – cuando el desgaste de los dientes ha dado lugar a incapacidad para masticar correctamente, puedes llegar a precisar cirugía oral (por eso es importante ir al dentista a tiempo!!)

Espero me hagas caso, juntes coraje como hice yo, y vayas al dentista. Como decía mi abuelita, es mejor prevenir que curar!

Que tengas linda semana!