Si estás planeando tus vacaciones y tienes una mascota en casa estarás preguntándote qué hacer con ella! Siempre dependerá del tipo de vacaciones que hagamos y de nuestra mascota. Por más que deseemos estar con nuestro animalito todo el tiempo, no siempre es posible. Antes de decidir llevar de viaje a nuestro mejor amigo, debemos hacer una visita al veterinario ya que no todos los animales son aptos para viajes ya sea por su temperamento o por sus condiciones físicas. Y en muchos casos los animales se estresan, mucho más que si pasan algún tiempo sin sus dueños.

En el caso que viajes con él, asegúrate que cuente con todas las vacunas necesarias. También podrá darte algún sedante para que viaje tranquilo pero no mediques al animal sin aprobación del médico! Nunca lo lleves en la bodega del avión! Puede ser estresante y peligroso pudiendo morir de asfixia! Chequea las normas respecto a mascotas de la aerolínea y hoteles que utilices y lleva contigo todo lo necesario para que tu mascota está confortable durante el viaje.

Si no puedes llevarlo contigo ya sea por el tipo de viaje que hagas (donde igual deberás dejar por largos tiempos al animal encerrado) o por recomendación del veterinario, tienes varias opciones para el cuidado de tu mascota mientras estés de viaje.

La opción más simple, cómoda, confiable y sencilla es dejarlo al cuidado de un familiar o amigo que se sienta a gusta con los animales. Por un lado, puedes directamente dejarlo en la casa de esa persona si ya está acostumbrado, o puedes pedirle que pase a diario a alimentarlo, asegurarse que esté bien y jugar un rato con él.

En el caso de los gatos, no disfrutan mucho los cambios por lo que es preferible que se mantenga en tu casa y alguien lo cuide durante tu ausencia.

Entre las otras opciones que tienes están, la oficina del veterinario, una perrera o spa para animales o contratar a un cuidador de mascotas.

La oficina del veterinario no es la opción más recomendable salvo que la mascota tenga un problema de salud importante. El animal no tendrá el suficiente espacio y muchas veces deben permanecer en jaulas todo el día. Si lo dejas allí, asegúrate que la veterinaria cuente con un espacio aparte, una perrera o un predio para que los animales puedan estar sueltos. Sino, no vale la pena.

Si tu perro es amable y sociable, una buena perrera puede ser la opción adecuada. Antes de dejarlo para un viaje largo debes irlo adaptando algunos fines de semana con antelación para ver cómo reacciona y se comporta. Si decides llevarlo a una perrera, es conveniente investigar un poco y obtener referencias antes de elegir una. Puedes consultar con tu veterinario si conoce algún lugar confiable.

Algunas preguntas que puedes hacer en la perrera o guardería son:

¿Cuántos animales hay por asistente?

¿Con qué frecuencia se ejercitan a los animales, y por cuánto tiempo?

¿Los perros reciben atención individual?

¿Siguen las instrucciones de alimentación especial que les des?

Puedes dejar a su perro con un juguete favorito o su litera?

Es importante que te exijan el calendario de vacunas al día. Además las instalaciones tienen que estar limpias, ni olor a orina extremo, ni fuerte olor a cloro. También confirma que si los animales pueden estar sueltos e interactuar entre ellos, existe algún control para aquellos de temperamento agresivo.

Una vez que hayas hecho tu elección, reserva la estancia de tu perro con suficiente antelación a tu viaje. Perreras se llenan durante los días festivos y períodos pico de vacaciones.

Un cuidador de mascotas puede ser preferible si tu perro es tímido, temeroso o anciano. Si buscas un cuidador profesional, busca referencias sobre la persona. Asegúrate que tu mascota esté cómoda con él y, al igual que con la guardería, haz una adaptación previa ya sea visitando a la persona, alimentándolo por unos días o sacándolo a pasear. Si tienes muchos animales, un cuidador que acuda a tu casa si no tienes ningún familiar o amigo que pueda hacerlo, es la opción menos costosa y más cómoda. Lo cierto es que corres riesgo respecto de tu privacidad y seguridad! Por eso es bueno tener referencias directas de la persona y conocerla de antemano. Y muchos buenos cuidadores pertenecen a la Asociación Nacional de Profesionales Cuidadores de Mascotas, que también ofrece un programa de certificación.

Una última opción es instalar a tu mascota en el hogar del cuidador. Si logran llevarse bien, cuidador y mascota, es una opción ideal, de cuidado personalizado donde el animal se adaptará a la rutina del cuidador y se sentirá casi tan cómodo como en su propia casa.

En todo caso, ya sea que vayas de viaje con tu mascota o lo dejes en algún lugar o al cuidado de un tercero, asegúrate siempre de que el microchip de tu animalito esté actualizado al igual que sus vacunas y la cartilla médica completa.

Que tengas muy buen viaje!