Siempre tienes que cuidarte y estar saludable. Las vitaminas y minerales son esenciales en tu organismo para darle a tu cuerpo los nutrientes que precisa, para estar sano y para poder defenderse de agentes externos. Las vitaminas son compuestos heterogéneos imprescindibles para la vida, que al ingerirlos de forma equilibrada y en dosis esenciales promueven el correcto funcionamiento fisiológico. La mayoría de las vitaminas esenciales no pueden ser elaboradas por el organismo, por lo que éste no puede obtenerlas más que a través de la ingesta equilibrada de alimentos naturales

Los alimentos ricos en vitaminas son:

  • Frutas y verduras
  • Legumbres
  • Semillas y granos
  • Pescado bajo en mercurio
  • Lácteos
  • Carnes magras

Cuando estás embarazada, además de comer sano y equilibrado tratando de incorporar vitaminas y proteínas y desechando la comida chatarra, necesitas además incorporar suplementos vitamínicos necesarios para el correcto desarrollo de tu bebé. Esto también aplica para las mujeres que desean quedar embarazadas y para aquellas que ya han tenido familia y están en período de lactancia. Necesitas suplementos de vitaminas ya que las que produce tu cuerpo o consumes a través de alimentos no son suficientes para tu cuerpo en cambio y para el desarrollo saludable de tu bebé.

Las mujeres embarazadas o que buscan quedar embarazadas toman complejos vitamínicos prenatales que, entre otros nutrientes que se necesitan durante el embarazo, contiene ácido fólico.

El ácido fólico ayuda a prevenir los defectos congénitos del cerebro y la médula espinal del bebé. También puede proteger a la mujer embarazada contra el cáncer y los accidentes cerebrovasculares.

Las mujeres embarazadas deben recibir 600 microgramos de ácido fólico todos los días de los alimentos y suplementos. Puedes encontrar ácido fólico también en la espinaca cruda y las almendras.

El hierro y el calcio son otros nutrientes importantes para las mujeres embarazadas. El hierro ayuda a los músculos tanto de la mamá como del bebé. Previene la anemia, una condición en la cual las células rojas de la sangre de una mujer son demasiado pequeñas y demasiado pocos. Los glóbulos rojos transportan oxígeno por todo su cuerpo y para su bebé. También puede reducir el riesgo de parto prematuro y bajo peso al nacer. Las carnes rojas magras, el pescado (sardinas, pescadilla…) y, sobre todo, crustáceos (mejillones, almejas, berberechos…) aportan el hierro que necesita nuestro cuerpo. Además, hay que combinarlos con otros ricos en vitamina C, pues ésta favorece la absorción del hierro.

El calcio, por su parte ayuda a mantener los huesos y dientes fuertes para la mamá y el bebé. También ayuda a los sistemas nervioso, muscular y circulatorio se mantengan saludables. Además de los lácteos, las hortalizas de hojas verdes como el brócoli, la col rizada, la mostaza, los nabos y el bok choy o repollo chino son buenas fuentes de calcio.

Otras fuentes de calcio son:

  • El salmón (cocido durante el embarazo) y las sardinas enlatadas con sus huesos blandos.
  • Las almendras, las nueces de Brasil, las semillas de girasol, el tahíni y las legumbres secas.
  • Las melazas residuales.

Por otra parte, el ácido docosahexaenoico, o DHA, es un ácido graso omega-3 que ayuda a apoyar el desarrollo y la función del cerebro y los ojos del bebé. Deben consumirse al menos 200 miligramos de DHA al día.

El yodo también es esencial para la función saludable de la tiroides de la mujer durante el embarazo. Una deficiencia de yodo puede causar retraso en el crecimiento físico, discapacidad mental grave, y la sordera. Insuficiente de yodo puede causar aborto involuntario y muerte fetal.

Busca una vitamina prenatal que incluya:

400 microgramos (mcg) de ácido fólico.

400 UI de vitamina D.

200 a 300 miligramos (mg) de calcio.

70 mg de vitamina C.

3 mg de tiamina.

2 mg de riboflavina.

20 mg de niacina.

6 mcg de vitamina B12.

10 mg de vitamina E.

15 mg de zinc.

17 mg de hierro.

150 microgramos de yodo

Siempre, antes de tomar cualquier vitamina, y ante la duda, consulta a tu médico. Las vitaminas prenatales son de venta libre y se encuentran en farmacias y supermercados en la parte de perfumería. Ten en cuenta también las medicaciones y alimentos que no debieras consumir durante tu embarazo o mientras planeas quedar encinta, como por ejemplo los pescados crudos, los quesos fermentados, la ingesta de alcohol y otras sustancias, etc.

Visita regularmente a tu médico y si no tienes aún uno, puedes buscarlo en YaSabe.com!

Hasta pronto!