Cada boca es distinta y requiere diferentes cuidados. Si bien todos los cepillos de dientes parecen todos iguales, hay distintas variedades más allá de los colores y materiales



Es innegable la importancia de la higiene dental. Como otras veces te he aconsejado, ir asiduamente al dentista y mantener una buena higiene oral, son esenciales para la evitar enfermedades de las encías y otras infecciones en las piezas dentales. Y en el caso de la limpieza, el cepillo de dientes juega un papel importante.

 En un principio podemos dividir a los cepillos en dos grandes categorías: los manuales desechables y los eléctricos o con batería.

 

En general, los cepillos eléctricos son más costosos que los manuales. Más allá del gasto inicial, deberás reemplazar los cabezales al igual que los manuales. En general vienen con un combo con varios cabezales. Para algunos, el cepillo eléctrico funciona mejor. Tengo amigos que me han comentado que desde que usan un cepillo eléctrico, tienen menos caries e infecciones. Para otra gente, son complicados de usar o les molesta la sensación que produce la vibración del cepillo. Volviendo a la eficacia, se han llevado a cabo varios estudios comparando el resultado de la limpieza con cepillos manuales y eléctricos y no se ha demostrado que exista alguna diferencia entre ambos. Pero aquellos cepillos cuyos cabezales rotan y oscilan, muestran cierta eficacia superior a los manuales.

Los cepillos dentales eléctricos son muy útiles para personas con movilidad reducida o con problemas óseos como artrosis que no permiten el desarrollo correcto de la limpieza.

 

Es fundamental que el cepillo que elijas esté certificado por la ADA, Asociación Dental Americana. Partiendo de esa base y ya sea hayas elegido un cepillo eléctrico o manual, existen diferencias respecto al tamaño, tipo de cerdas y mango.

El tamaño dependerá si es para adultos o niños, por eso existen ambas variedades. Incluso hay cepillos para bebés sin cerdas! Para la mayoría de los adultos, un cepillo de dientes la cabeza de media pulgada de ancho y una pulgada de altura será el más sencillo de usar y el más eficaz. Debe tener el tamaño que permita alcanzar a las partes más difíciles como los molares traseros y los laterales.

 

De la misma forma, existen distintos tipos de mangos. Hay rígidos y flexibles (sobre todo en el cuello del cabezal). Algunos incluso tienen estrías que los vuelven antideslizables ya que con el agua puede costar sostenerlo con firmeza. Aquellos de cabezal flexible permiten llegar más fácil a las zonas difíciles. Para esta misma función, hay cepillos con forma cónica o en punta y rectangulares.

Hablando del tipo de cerdas en general existen 5 tipos de cepillos: cerdas súper suaves, suaves, semi-suaves, medianas o duras.

Depende con qué fuerza te cepilles los dientes, pero en general, se recomiendan los medianos para poder remover correctamente la placa. Si tienes encías sensibles como es mi caso, aquellos ultra suaves son ideales! Lo mismo para aquellos con dientes sensibles. En todo caso, ayuda utilizar una pasta que disminuya la sensibilidad.

 

Mi dentista siempre me recomienda realizar movimientos circulares y suaves, masajeando las encías y cepillando bien los dientes. Es importante que las cerdas sean redondeadas.

Los cepillos con cerdas de nylon duras, pueden lastimar las encías e incluso dañar el esmalte de los dientes.

Otras características que pueden incluir los cepillos son:

-Limpiador de lengua y mejillas: son perfectos para eliminar bacterias y restos de alimentos. Como veíamos hace algunos días, estos son causantes del mal aliento.

-Con blanqueador o quita manchas: hay muchos modelos, algunos costosos incluyen un pincel blanqueador. En general tienen cerdas que pulen y copas blanqueadoras para quitar las manchas.

-Con marcador de desgaste: suelen tener una franja azul que se va descoloriendo y marca el momento de renovar el cepillo.

A su vez pueden ser cerdas envolventes, en zigzag , con distintos niveles…No está demostrado aún que algunos sean mejores que otros. Depende de nuestro gusto y creo que la clave está en probar distintos tipos hasta ver cuál nos resulta más cómodo para usar o cuál nos brinda mejor resultado!

toothbrush macro

Sea como fuera, es necesario renovar el cepillo cada dos o tres meses, indudablemente cuando las cerdas están dobladas o luego de una enfermedad sobre todo si es bacteriana o causada por un virus.

Espero estos consejos te sean de ayuda y te permitan tener una hermosa y sana sonrisa!