image00 (2)

Imagen: http://www.tuodontologa.com/

Muchas veces ir al odontólogo con nuestros niños resulta ser un dolor de cabeza. Los niños deben ser preparados para asistir sin miedos y tabúes, para eso es necesaria una charla previa explicando de tal forma que el niño entienda los procedimientos que el odontólogo puede llevar a cabo, sin dejar dudas ni miedos. El niño debe disfrutar la visita tal como cualquier otro médico.

Muchos tienen miedo al dolor que cualquier arreglo les pueda ocasionar ó ver agujas, son dos de los mayores miedos al entrar a un consultorio.

Siempre estuvo instalado el miedo extremo al odontólogo, aún sabiendo que luego de su visita nuestra salud mejoraría, no hay peor cosa que sufrir por un dolor de muela ó caries. No dejes que esto a tu niño le pase, no crees miedos ni prohibas de que el sepa toda la verdad, debes ser abierta y poder conversar, tanto tu como el odontólogo que asista a tu niño.

Para ir mejor preparado debes: asistir en la mañana, ya que tendrás el resto del día para hacer tus tareas y en la mañana te levantas más relajado. Prueba masticar chicle hasta llegar al consultorio, eligelo sin azúcar, es una forma de calmar la ansiedad. Escuchar al dentista y conversar con él sobre los procedimientos que tenga que hacer, si estas con tu niño la explicación podría ser un poco más infantil o comparando con cosas que el niño conoce como referencia.  Puedes escuchar música durante la consulta, es un método más para distraerte.

Hoy en día cada técnica que emplean los dentistas tanto para grandes como para chicos están totalmente avanzadas, no dejes que el miedo te invada e impida tu tratamiento, que al fin y al cabo es bueno para tu salud así como las de tu niños. Busca el mejor odontólogo en las páginas de YaSabe para disfrutar de esta nueva experiencia de ir al odontólogo relajado!