Como padres latinos que criamos a nuestros hijos en los Estados Unidos, tenemos un gran desafío por delante: proteger y mantener el uso de nuestra lengua materna, el castellano.

Nuestros hijos comienzan a ir a la escuela y desde muy pequeños aprenden una nueva lengua que les permitirá desarrollarse correctamente en el país en el que habitan, un idioma distinto al que hablamos en casa.

Tu niño aprenderá a hablar inglés con sus maestros y amigos, interactuará en esa lengua en los distintos grupos en los que se involucrará y en las distintas actividades donde tendrá participación. Incluso, hablará inglés con sus hermanos, también nacidos y criados en Estados Unidos. Llegará un momento en que tu niño, Hispano-Americano hablará inglés a la perfección y esa será su verdadera lengua.

Me quedé pensando en este tema luego de una reunión con amigos donde todos señalaban este inconveniente. Empezamos a debatir y cada uno tenía un punto de vista de cómo encarar el problema. Desde padres con hijos ya adolescentes, pequeños en edad escolar, bebés e incluso aquellos que aún no tienen hijos y se plantean el problema a futuro.

De ti, de tu esfuerzo depende que tu hijo siga hablando castellano tanto como inglés. Se trata de señalarles que ese es el idioma que se habla en casa. En casa con papá y mamá hablamos español. Fuera, con amigos, en la escuela hablamos inglés.

Quizá al principio te resulta imposible pensar que perderá la lengua materna, porque sus primeras palabras las ha aprendido de ti y han sido en español! Pero tu niño irá creciendo, y se convertirá en adulto y estará cada vez más lejos del hogar y más afianzado en otros grupos. Es decir, pasará mucho más tiempo fuera de tu casa que en ella, y si sólo habla español en el hogar ocurrirá que por falta de practica y necesidad, lo irá perdiendo gradualmente.

Por eso es importante que al menos lo “obligues” a hablar español en tu casa contigo. Si puede tomar clases de español fuera de tu hogar, bienvenido sea! Pero muchas veces no puedes costear clases extras con lo cual depende como he dicho, exclusivamente de ti, mantener el desarrollo del idioma, al menos en los primeros años o hasta que pueda tomar clases.

La cuestión no es únicamente que tu hijo sea bilingüe, sino que mantenga la herencia familiar. Por qué te digo esto? Hace poco veía un especial del actor Al Madrigal llamado “Half Like Me” donde cuenta sus orígenes y cómo ha sido su crianza, ahora que es un hombre adulto. Madrigal, nacido en San Francisco, CA e hijo de padre mexicano y madre de origen siciliano, nunca habló español en el hogar. A tal punto que casi no puede pronunciar su propio apellido. De alguna manera ha perdido parte de su herencia cultural y es por ello que otros mexicanos no lo ven como un par sino como así lo definen un “poncho”, un “coco”. Genera entonces otro tipo de discriminación, otra clase de bullying. Debido a que tu hijo es Hipano-Americano, criado como estadounidense pero con orígenes latinos. Pertenece a ambos grupos, y no. Y, de la misma manera que temes sea discriminado por otros niños americanos, con el tiempo ocurre lo mismo con aquellos latinos que han mantenido su herencia.

Sí, es importante que hablen inglés a la perfección. Sí, es también importante que mantengan el español en casa. Es indispensable que se nutra de las tradiciones culturales del país en el que ha nacido pero sin olvidar aquellas que conforman su patrimonio cultural, su origen y su propia herencia familiar.

Por todo esto, necesitas educar a tu niño en ambas culturas. Es un esfuerzo extra, pero que hace al bienestar y desarrollo de tu hijo y tu cultura.

Hasta la próxima!