http://www.guiainfantil.com/uploads/salud/quemadura-agua.jpg

Este tipo de lesiones son de las más comunes en el hogar. Pero todos tenemos algo diferente que opinar al respecto. No obstante, lo mejor es seguir las indicaciones de la medicina, que no tiene que ser siempre con farmacéuticos. Es necesario conocer exactamente qué es lo más aconsejable de hacer y según el grado de la quemadura. Por eso veremos diferentes opciones para actuar rápido en esos momentos.

Quemaduras menores:

  • Enfriar la zona afectada es de vital importancia. Colocamos la quemadura debajo de una corriente de agua fría, no muy intensa claro, durante 5 o 10 minutos. Que el frío, sea un frío natural, nada de hielo directo en la herida.
  • Si la persona no es alérgica, aunque son pocos los casos, podemos utilizar el Aloe Vera de inmediato. Este vegetal es un poderoso cicatrizante y con un nivel curativo muy bueno. Otro buen elemento natural es el propóleos, gracias a las abejitas es uno de los mejores cicatrizantes que existen.
  • Las vendas de algodón son muy utilizadas. Sin que apriete demasiado, le colocamos el vendaje sobre la herida. Esto se hace para no exponer al aire la zona afectada.
  • En algunos casos, a pesar de que sean no muy graves, el dolor se hace intolerable. Para esto, recurrir rápidamente a la farmacia local y consultarlo con el especialista del local.

Quemaduras de segundo y tercer grado:

  • Lo primero que se debe de hacer, muy delicadamente, es quitar la ropa que está sobre la quemadura. Repito, con mucho cuidado.
  • Es extremadamente aconsejable asegurarse que los signos vitales de la persona estén funcionando correctamente.
  • En estos grados de quemaduras, no es aconsejable rociar agua sobre la herida. Podría provocar un shock muscular o neurológico.
  • Colocar o envolver una tela húmeda con la temperatura ambiente del agua. Debemos de procurar que esté correctamente desinfectada.

¿Necesitas visitar un médico?

Nunca debemos de romper las ampollas que se formen, si es el caso. Tampoco debemos colocar hielo directamente, como ya habíamos visto. Y no es para nada aconsejable el uso de aceites o unciones “curativas”. Esto podría producir una infección o aumentar la profundidad de la herida.