¿Eres de decir refranes a tus niños? O tal vez has escuchado una y mil veces a tus padres o abuelos repetir estas frases que parecen sin sentido pero están llenas de significado!

Un refrán es un dicho popular y anónimo de carácter sentencioso. Tiene la misión de impartir sabiduría popular de forma simple y metafórica. Estos dichos, pertenecen al género paremiológico, al igual que las máximas, los aforismos, y los adagios y se utilizan tanto coloquialmente como en la literatura.

Cada país tiene su propios refranes o adaptaciones del mismo constituyendo un refranero popular, es decir, una colección de refranes popularizados que conforman la sabiduría del pueblo. Los refraneros se suelen clasificar por zonas geográficas, lenguas o temáticas.

Pero no es algo nuevo! Los refranes arrastran una larga tradición, desde el medio y lejano Oriente, así como en la literatura grecolatina y bíblica.

Los refranes son un medio para transmitir cultura y sabiduría! Y son muy importantes en los países de habla Hispana! Antiguamente, los compiladores de refranes populares eran aquellas personas que pertenecían al sector letrado o culto de la sociedad. Precisamente, porque eran quienes sabían leer y escribir. Así, uno de los refraneros más antiguos que conservamos es “Refranes que Dizen las Viejas tras el Fuego” de Iñigo López de Mendoza, Marqués de Santillana.

Miguel de Cervantes, en su obra “Don Quijote de la Mancha”, define a los refranes en los siguientes términos: “los refranes son sentencias breves, sacadas de la experiencia y especulación de nuestros antiguos sabios” (Segunda parte, capítulo LXVII). Como esta obra, existen muchas otras piezas valiosas de nuestra literatura tales como “El lazarillo de Tormes”, “Libro de Buen Amor” o “El Corbacho” repletas de sabiduría popular.

Hoy en día, se transmiten de boca en boca, sobre todo en el seno familiar.

Algunos de los mejores refranes populares de nuestra cultura son:

Camarón que se duerme se lo lleva la corriente”, significa que siempre debemos mantenernos atentos, o si no podemos perder aquello que hemos logrado.

“Con la medida que mides te han de medir”, significa que debes tratar a los demás de la forma que te gustaría que te traten a ti.

“Donde menos se piensa, salta la liebre”, se refiere a que las cosas ocurren cuando uno menos las espera.

Quien mucho abarca, poco aprieta”, implica que quién emprende muchas actividades no puede desempeñar ninguna bien.

Quien siembra vientos, recoge tempestades”. Para referirse a que las malas acciones e ideas, llevan a nefastas consecuencias.

“En boca cerrada no entran moscas”, se refiere a que es inteligente medir lo que uno habla, a ser prudente.

“Más vale pájaro en la mano que cien volando”. Hace referencia a evitar la codicia, es preferible tener algo por poco que parezca que mucho de manera incierta.

“Árbol que nace torcido jamás su tronco endereza”, es un refrán poco optimista y se refiere a que las malas conductas no son simples de corregir. Quién mal se comporta, nunca cambia.

“Cada chango a su mecate”, significa que cuando la gente se reúne sin beneficio alguno, hay que enviarla a trabajar.

“No me hagas de chivo los tamales”, se dice cuando alguien nos está engañando o mintiendo, como “Aquí hay gato encerrado”.

“No por mucho madrugar amanece mas temprano”, significa que no basta la diligencia ni conviene precipitarse en nuestro trabajo para apresurar el logro de algo, porque los acontecimientos deben seguir su curso natural.

“A palabras necias oídos sordos”, indica que a los necios mejor no prestarles atención.

“Al mejor cocinero se le va un tomate entero”, significa que cualquiera puede equivocarse.

“Gallina vieja hace buen caldo”, en referencia a que la edad hace a la experiencia.

Y…¿cuál es tu refrán favorito?