A mi me encantan las plantas! Les trato de dedicar el mayo tiempo posible para su cuidado, pero a veces resulta complicado, sobre todo si viajas y estás ausente de tu hogar por varios días.

Es así que conocí las suculentas! Compré las primeras junto a otros cactus chiquitos en un vivero, y venían con una etiquetita que decía simplemente “regar poco, mucha luz”. Parecía muy fácil y cómo no había detalles extras sobre el cuidado o el sustento que llevan, las trasplanté en una maceta en casa con tierra común.

No se necesita ser adivino para acertar en lo que pasó posteriormente. Obviamente mis plantitas murieron (aunque les llevó un buen tiempo). Investigué, aunque no lo suficiente, y usé una tierra especial para cactus que es más ácida y arenosa, en mi segunda camada de suculentas. Bueno, nada. La moraleja es que hay que investigar mucho y muy bien porque cada planta es distinta y aunque me hagan bromas porque es imposible que se te muera un cactus, requieren más cuidado del que te puedes imaginar!

Las plantas suculentas almacenan agua en sus hojas, sus tallos o sus raíces, por eso tienen ese aspecto carnoso y blando. Estas plantas se han adaptado a sobrevivir en condiciones áridas en todo el mundo lo que se ha traducido en una increíble variedad de formas interesantes! Algunas incluso tienen propiedades curativas como el aloe vera o el agave.

Aunque hay muchísimas variedades de cactus y suculentas dando vueltas, la mayoría requieren los mismos tipos de cuidado:

Luz

A las suculentas les gusta el clima seco y la luz brillante. Por eso una ventana orientada hacia el sur es lo más conveniente. Algunas soportan la luz directa pero otras pueden quemarse. Sobre todo los retoños. En ese caso se pondrán marrones y blandas. Mientras que si les faltan luz se alargará en el centro y las hojas quedarán espaciadas. Necesitarás podarlas y darles más luz para que sane.

Riego

Es verdad que requieren poco agua, es mentira que no hay necesidad alguna de regarlas. Deben recibir más agua en verano y en invierno, durante el período de latencia, espaciar por más tiempo el regado hasta que el sustrato esté seco, preferentemente a una vez cada par de meses.

Si las riegas demasiado, se pudren. Así de simple. Puedes chequear si las raíces están sanas y cortar aquellas marrones y putrefactas. Luego trasplantas a una maceta seca, apta para la planta con sustrato especial para cactus o suculentas. También puedes sino hacer una planta de un gajo de tu suculenta.

Si no las riegas, pierden hojas, dejan de crecer y terminan por secarse mostrando manchas marrones.

Espreferible si no usas agua del grifo ya que contiene minerales y otras sustancias dañinas para la planta. Si puedes conseguir agua de lluvia es mucho mejor!

De la misma manera, debes abonarlas durante la época activa de la planta, primavera-verano, nunca en invierno. En los viveros y tiendas de suministros para la construcción y mejoras para el hogar, venden sustrato para cactus y suculentas, macetas con buen drenaje y abono especial para estas plantas de suelo ácido. Debes trasplantarlas cada tanto para renovar el sustrato y nutrientes que recibe tu planta.

 

Temperatura

Las suculentas son mucho más tolerantes al frío de lo que imaginas. Al igual que en el desierto, donde a menudo hay un marcado contraste de temperatura entre la noche y el día, las suculentas soportan hasta 40ºF. Idealmente, prefieren las temperaturas diurnas entre 70ºF y 85ºF y nocturnas entre 50ºF y 55ºF.

Con estos consejos tendrás hermosas suculentas para adornar tu casa y alegrar tu vida!

Hasta pronto!