http://bureaudesalud.com/v2/wp-content/uploads/2012/01/vacunas-escuela-salud.jpg

¡Todos queremos que nuestros hijos crezcan sanos y fuertes! Y esto no solo implica una buena alimentación y cuidados, no solamente respetar los controles médicos y no perderse uno, sino que, las vacunas juegan un importante papel en el sistema inmunológico de nuestro/a niño/a.

Y esto también nos genera un poquito de nervios (por así decirlo), no queremos que sufra de enfermedades que pueden atacar fácilmente a las vulnerables defensas de un bebé. Y por eso las vacunas son necesarias, sin ellas sabemos que estará muy propenso. Y si bien, según la región en donde vivas, puede haber vacunaciones especiales; éstas son las que sí o sí deben de recibir:

  1. A la hora de nacer se le dan 2 vacunas: la BCG (que es para la tuberculosis) y otra que lo/a protege contra la hepatitis.

  2. A los 2 meses de edad recibe la vacuna llamada Pentavalente, esta combatirá enfermedades como: tos convulsiva, tétanos, hemofilius, difteria y hepatitis. También se le aplica la vacuna contra la polio.

  3. Cuando tenga 3 meses nuestro hijito deberá recibir la vacuna contra el neumococo.

  4. A los 4 meses se le aplican los refuerzos de la Pentavalente y contra la polio.

  5. Ya a sus 5 meses un refuerzo de la vacuna que protege del neumococo.

  6. Cuando cumpla 6 meses de edad, para cuando cada día más se nos cae la baba de todo lo que ha crecido, se le da otro refuerzo del Pentavalente y contra la polio.

  7. A los 7 meses se le da la vacuna que lo protege contra la influenza estacional

  8. Otra vez más contra la influenza estacional

  9. Al añito de edad se le aplicará la vacuna llamada SRP; esta lo protege de las paperas, rubéola y sarampión. Y otro refuerzo más contra el neumococo.

  10. Tres meses después (15 meses) se le protegerá contra la fiebre amarilla.

  11. A su año y medio (18 meses) se le dará la vacuna DPT y lo protegerá de la tos convulsiva, tétanos y difteria. Se deberá reforzar a los 4 años de edad.

 

Como hemos visto y bien tú sabes, son necesarias para un correcto crecimiento y desarrollo de nuestro hijo, puesto que sin estas vacunas crecería muy débil y expuesto a todas las enfermedades que ya hemos nombrado y sus derivados.

Espero que haya sido de ayuda y nos gustaría recibir un comentario de parte tuya si así lo fue.