Frente al cáncer, frente a cualquier enfermedad, es importante estar informados. Hay ciertas condiciones que podemos prevenirlas. En otros tantos casos, la prevención resulta imposible pero, conocer la enfermedad nos permite estar alertas para detectarlas a tiempo y así poder combatirlas con éxito.

En el caso del melanoma, existen formas de prevención que te contaré más adelante.

El melanoma, el tipo más grave de cáncer de piel, se desarrolla en las células (melanocitos) que producen melanina – el pigmento que da el color a la piel. El melanoma también puede formarse en los ojos y, en raras ocasiones, en algunos órganos internos, como sus intestinos. La causa exacta se desconoce. Pero se sabe que limitar la exposición a rayos UV puede reducir el riesgo.

Las tasas de cáncer de piel entre los hispanos se está incrementando en los EE.UU.. En las últimas dos décadas, la incidencia de melanoma entre los hispanos ha aumentado casi un 20 por ciento! Además, el riesgo parece ir en aumento en personas menores de 40 años, especialmente las mujeres.

Los melanomas pueden desarrollarse en cualquier parte de su cuerpo, más comúnmente, en aquellas zonas con exposición al sol. En personas con piel más oscura, pueden aparecer en las palmas de las manos o las plantas de los pies inclusive.

Los primeros signos de melanoma suelen ser:

-Cambios en un lunar ya existente

-Desarrollo de un nuevo crecimiento pigmentado o de aspecto inusual en la piel

Cabe destacar que no siempre comienza como un lunar. También puede ocurrir en la piel de otro modo de aspecto normal.

Lunares normales vs lunares anormales

Los lunares normales son generalmente un color uniforme, con bordes parejos y simétricos y en forma ovalada o circular. En general también suelen menos de ¼ de pulgada de diámetro. Los lunares inusuales, tienen forma irregular o asimétrica, color desparejo, y tamaño mayor al ¼ de pulgada. Otra diferencia es que va evolucionando en su tamaño o cambia de color, forma y para ello sangra o causa picazón.

Es importante hacerte un control. En general, un dermatólogo o especialista en piel, puede hacer un mapeo de tus lunares, sobre todo si tienes muchos. Pide una cita cuanto antes si observas algo anormal en tu piel.

A veces el cáncer se puede detectar simplemente observando la piel, pero la única manera de diagnosticar con precisión el melanoma es con una biopsia. En este procedimiento, se elimina la totalidad o parte del lunar, y un patólogo analiza la muestra.

El tratamiento para el melanoma en etapa temprana suele incluir cirugía para extirparlo. En general, puede ser eliminado por completo durante la biopsia y no requiere tratamiento adicional.

Si el melanoma se ha extendido más allá de la piel, las opciones de tratamiento pueden incluir: cirugía, quimioterapia, terapia de radiación, terapia biológica y/o

la terapia dirigida. Todo dependerá del tipo de melanoma y el estadio en qué se encuentre. Cabe destacar que, en sus primeras etapas, es sencillo de tratar con resultados positivos. A medida que el cáncer avanza, es más complejo el tratamiento debido a la expansión a otras partes del cuerpo.

Los factores que pueden aumentar el riesgo de melanoma incluyen:

Piel muy blanca o delicada. Las pieles con falta de pigmento, son más propensas a estar indefensas frente a los rayos UV. Si te quemas fácilmente con el sol o tienes pecas o pelo rubio o rojizo, tienes un riesgo extra.

-Mucha exposición a rayos UV o quemaduras solares severas previas.

-Tener muchos lunares o lunares inusuales. Tener más de 50 lunares ordinarios en su cuerpo indica un mayor riesgo de melanoma.

-Antecedentes familiares.

-Las personas con sistemas inmunes debilitados, como los que han sido sometidos a trasplantes de órganos, tienen un mayor riesgo de cáncer de piel.

Cómo prevenirlo? Como te decía al principio, existen formas de prevenir el melanoma:

-Evitar la exposición solar en las horas pico (entre las 10am y las 4pm).

-Usar protector solar con SPF alto de la menos 30 y que sea resistente al agua. El mismo debes aplicarlo cada 2 horas.

-Usar protector solar incluso en invierno, puedes bajar el factor pero debe ser de al menor SPF 15.

-Utiliza ropa que te proteja, sombreros de alero ancho y gafas cuando estés al sol. Incluso, no olvides de protegerte los labios!

-Evita las camas solares y lámparas de bronceado!

Ten un control propio de los cambios en tu piel y acude a un dermatólogo una vez al año al menos para hacer un control. Es la mejor forma de prevenir!