La bancarrota es un proceso permitido por la Ley Federal, que hace posible que a un deudor que debe más de lo que puede pagar se le elimine la deuda o se le haga un plan de pagos a largo plazo por una porción (o por el total) de su deuda. Conforme a la Ley Federal, parte del alivio es la denominada “suspensión automática de pagos”. La suspensión automática de pagos exige a todos los prestamistas suspender toda actividad
en contra del acreedor.

Así que si un prestamista lo está demandando, el pleito quedará congelado y el deudor deberá buscar un permiso especial para proceder contra usted. Todos los acreedores deben suspender todas las llamadas telefónicas hostigantes y otras actividades de cobro. Los acreedores deben suspender todos sus embargos. A muchos deudores, la suspensión automática de pagos les brinda alivio y tranquilidad inmediata. Se han hecho cambios sustanciales a las leyes de bancarrota, lo cual ha complicado el proceso.

La bancarrota fue siempre un proceso intensivo de tramitación de documentos, pero ahora lo es mucho más. Con el fin de reducir costos y también el manejo de documentos, les estamos ofreciendo a los clientes un descuento en los honorarios de abogado, si el cliente suministra toda la documentación requerida en un formato organizado de PDF. Si usted desea averiguar si califica para un Capítulo 7 de Bancarrota, llámenos para una consulta telefónica confidencial gratuita. – by Alice Pare