Tener la cara llena de barritos constituye una situación difícil, sobre todo durante la adolescencia. El cuerpo está librando una batalla hormonal importante y la fiel es fiel testigo de ello. Más allá del dolor que puede causar las lesiones, el acné tiene consecuencias tanto sociales como emocionales y psicológicas relacionadas con la falta de confianza y autoestima, depresión y la discriminación.

Qué es el acné?

El acné es una enfermedad de la piel caracterizada por la aparición de lesiones como consecuencia de una foliculitis, una inflamación y posterior infección del poro folicular. Esta enfermedad suele ser hereditaria afectando al 80% de los adolescentes. También existen algunas formas especiales de acné que pueden afectar a recién nacidos o a personas adultas expuestas a determinados productos industriales o medicamentos.

 

Los cambios hormonales de la pubertad, la menstruación, el embarazo, las píldoras anticonceptivas y/o el estrés son algunos de los factores desencadenantes del acné. A estos pueden sumarse algunos cosméticos oleaginosos, altos niveles de humedad o transpiración y algunos fármacos.

El acné suele disminuir a desaparecer pasada la adolescencia, pero en algunos casos puede prolongarse varios años más.

Cómo se produce?

Cada poro es una abertura a un folículo, el cual contiene un cabello y una glándula sebácea. El aceite secretado por la glándula ayuda a eliminar las células cutáneas viejas y mantiene la piel suave. Cuando las glándulas segregan demasiado aceite, los poros se obstruyen acumulando suciedad, bacterias y células y formándose un tapón o grano. Si se ve blanco, se denomina acné miliar. Por el contrario, si es oscuro se lo llama punto negro.

Si el comedón llega a romperse, puede inflamarse y causar dolor. Por otra parte, una forma más grave de acné es el quístico que se caracteriza por nódulos o quistes sebáceos firmes y dolorosos. Una persona puede presentar distintos tipos de lesiones, desde las más leves a las más severas.

El acné aparece comúnmente en cara (frente, mejillas y mentón), espalda, hombros y región pre-esternal, que son las zonas (seborreicas del cuerpo).

Cómo cuidar tu piel?

 Si tienes acné leve a moderado puedes tomar algunas medidas caseras para mejorar tu piel:

 -Compresas de agua caliente. Ablandan los granos, resultando más fácil su extracción.

-Lavarte la cara al menos 2 veces al día. No uses jabones abrasivos ni estriegues la piel. Puedes usar algún exfoliante suave del mercado o jabones que tengan PH neutro. Debes hacerlo sobre todo al levantarte, acostarte y luego de hacer actividad física.

-No a los dedos. Trata de no tocarte la piel y forzar los granos. A la larga deja cicatrices y manchas.

-Controlar el maquillaje. Debes usar sólo aquellos que no sean oleaginosos para que no se tapen los poros. No olvides nunca quitarle el maquillaje por la noche!

-Cuidar el cabello. Sobre todo si es graso, debes lavarlo diariamente y mantenerlo alejado de la cara. Los flequillos por ejemplo empeoran el acné en la frente. No uses bandas tirantes ni sombreros apretados.

También puedes usar tópicos y cremas de venta libre en farmacias que tienden a balancear el PH de la piel sin resecar y suelen mejorar el aspecto del acné si se usan adecuadamente.

Si has tratado de eliminar o mejorar el acné con productos de venta libre y cambiando tu rutina y no has tenido resultado; o incluso, si tu acné es intenso y deja cicatrices, debes consultar con un dermatólogo para que te indique un tratamiento que se ajuste a tus necesidades, ya sea con antibióticos, cremas, fármacos que requieren control médico o láser entre otros.

Espero que te haya sido útil esta información y no olvides buscar los mejores médicos especialistas, maquillajes y todo lo que precises  en YaSabe.com!

Hasta la próxima!