Te hiciste un test de embarazo, te dio positivo y eres la persona más feliz del Universo! Seguramente estarás programando las visitas al médico y ya empieces a imaginar a tu bebé y las miles de cosas que están por venir.

Un bebé nos cambia la rutina desde el mismo momento de la concepción. Es decir, hay muchas cosas que quizá solemos hacer a diario que debemos adaptar, modificar o directamente cancelar por el bienestar de nuestro niño y para el cuidado de nuestro cuerpo.

Estas rutinas no sólo se relacionan con la actividad física sino con el uso integral de nuestro organismo!

Alimentación

No es cierto que debes alimentarte por dos durante el embarazo! La realidad es que debes, más que nunca, comer sano incluyendo muchas proteínas en tu dieta. Una alimentación balanceada que evite la comida chatarra y los excesos de azúcar refinada y sal, es ideal. Incluye granos integrales, semillas, frutas secas, frutas y una dosis de carbohidratos y carnes magras. Si eres vegetariana, no olvides además incorporar legumbres a tu dieta.

Evita comer quesos blandos como el camembert, el brie y el queso azul (y todas sus variantes). Estos quesos están fermentados y pueden tener bacterias que te causen enfermedades. Lo mismo ocurre con el sushi por contener pescado crudo y con los calamares y mariscos de lugares poco confiables. Todo lo que comas en relación a los productos de origen animal, debe estar bien cocido!

Evita comer ensaladas de hoja en restaurantes ya que no sabes cuán bien lavadas estén las verduras. Con respecto a los jugos de frutas en estos mismos lugares, opta por aquellos envasados que ya vienen pasteurizados. Los exprimidos en los locales pueden contener bacterias indeseadas.

Por el mismo motivo, los encurtidos como los salames, el jamón crudo y otros fiambres no cocidos, pueden resultar peligrosos.

No ingieras alcohol! No se sabe a ciencia cierta cuál es la dosis que puede causar daño al feto. Por lo cual, es mejor evitarlo. Háblalo con tu obstetra. Algunos médicos permiten cada tanto consumir una copa de vino o una cerveza. Pero en general indican que si se puede evitar, es mucho mejor. Lo mismo ocurre con las bebidas con cafeína, redúcelas al mínimo o bebe aquellas descafeinadas.

Actividad Física

Hace un tiempo hice un artículo sobre ejercicios para embarazadas. Estar embarazada no significa que debes tirarte en una cama o sillón por 9 meses! Al contrario, la actividad física es saludable y sugerida sobre todo para no aumentar demasiado de peso.

Lo que debes evitar son los deportes extremos o con riesgo a caídas y golpes.

Los ejercicios que hagas deben ser medidos en tiempo y siempre acompañados de relajación, streching y mucha agua! Evita los ejercicios en posición basal (de espaldas) a partir del segundo trimestre y aquellos en los que presiones demasiado el abdomen o requieran levantar excesivo peso.

Drogas

Las drogas recreativas no están incluidas en un plan de maternidad saludable. Si bien no se conoce a ciencia cierta el efecto que pueden causar en el feto, tras algunos estudios no concluyentes, los médicos piden no consumir ningún tipo de drogas. Esto aplica también a los medicamentos!

No todo lo que se vende sin prescripción es inocuo para el bebé! Pide una lista a tu médico de aquellos medicamentos de venta libre que puedes seguir tomando. También suminístrale un listado de aquellos que tomas, ya sea por una enfermedad previa que necesita ser controlada. Esto aplica también al tabaco! Si puedes dejarlo definitivamente, mejor. Sino al menos evítalo durante el embarazo y la lactancia.

Toma tus vitaminas prenatales que incluyan ácido fólico y DHA! Mientras dure el embarazo no puedes tomar ibuprofeno, debes reemplazarlo por paracetamol, que se encuentra en medicaciones como el Tylenol. No te auto-mediques! Si tienes un malestar, dolor o fiebre, no te mediques! Consulta primero con el médico (si se trata de dolor abdominal, fiebre o sangrado, de inmediato!).

Stress

Mientras lleves a tu niño en el vientre, tu cuerpo no será el mismo, tampoco tu mente. Trata de estar relajada, de aprender a manejar el stress con técnicas de relajación y meditación (que además te serán muy útiles para el parto). Descansa en los momentos que lo necesites, incluso si estás en el trabajo, haz pausas breves que te permitan descansar un poco la mente y el cuerpo.

Es normal que con la incertidumbre y el cambio hormonal sientas angustia de vez en cuando. No te preocupes por ello salvo que sientas que corre riesgo tu vida o la de tu bebé. La depresión es bastante común durante el embarazo y es muy peligrosa. Acude al médico si sientes que no puedes completar tus tareas diarias o sientes demasiada angustia que no te permite continuar.

Pide ayuda a tu familia y amigos! No tienes que ser una súper madre! Nadie espera eso! Eres un ser humano que está gestando un niño en su interior. No significa que tengas altos privilegios, simplemente que puedes pedir ayuda cuando sientas desbordada. A veces es muy difícil cumplir con todo y con todos con lo cual, ponte a ti y a tu niño ante todo. Renunciar a algunas cosas te dará un alivio importante.

Cuídate, aliméntate bien, consulta con tu médico ante la primer duda que tengas! Todo saldrá de maravillas! Hasta la próxima!