image00 (3)

La famosa ‘edad del pavo’ parece nunca acabar con nuestros hijos aunque muchas veces esa edad parece traer consigo misma rebeldía y mala educación. Un padre siempre se hace las preguntas ¿Por qué desobedece? ¿Qué hice mal? ¿No me escucha? ¿Cuál es la solución? Pues bien, hay varios métodos para ayudar a tu hijo y nosotros te traemos la respuesta, desde trabajar el comportamiento con un psicólogo hasta aportar tu granito de arena a la situación en el hogar.

Es importante mostrar a nuestros hijos:

  • Ser buenos ejemplos, escucharlos, saber lo que ellos piensan, intercambiar opiniones.
  • Estar atentos a tus gestos y actitudes, a partir de ahí entender lo que le molesta y cuál es la causa de porque él es de esa forma.
  • Debe hacernos caso, comportándose como una persona que los padres han dado todo para su buena educación.
  • No burlarse de su hijo ni hacer chistes con cosas que lo irritan.
  • No dar órdenes de una forma imponente.
  • No crear culpas en nuestros hijos ya sea cualquiera el motivo.
  • No usar la violencia al tratar temas importantes o que él necesita hablar.

Hay claves para entenderlos y seguir su comportamiento desde cerca:

Escuchar a tu hijo: No son traídos de otro mundo, no mires a tu hijo como si fuera un extraterrestre. Conoce sus gustos, intereses y bríndale tu propio punto de vista con respeto. Deben ser una guía para sus propios hijos y un buen ejemplo durante todo el camino de la adolescencia.

Mantener charlas frecuentes: Conversar, intercambiar ideas y reírse con ellos es un factor interesante en el sentido que aprenderá de ti de una forma diferente y desestructurada. Dedicarle el tiempo que ellos crean necesarios, es bueno para ambos.

No implementar ni imponer la famosa frase ‘’haz lo que yo te digo pero no lo que yo hago’’  si damos una imagen errónea de lo que queremos para nuestros hijos no podemos pretender luego que ellos no sigan nuestro ejemplo, ese efecto ‘espejo’ influye mucho en ellos.

El psicólogo lo ayudará de una forma muy positiva en su comportamiento, enseñándole que de los propios errores uno puede mejorar y aprender. Ayudando a analizar su propia situación  y hacerle ver los problemas mediante largas conversaciones y ejemplificando sus actos. Ellos así podrán ver de qué forma reflejan su comportamiento y como afecta en la vida cotidiana.

Puedes encontrar tu psicólogo aquí utilizando un buscador rápido que te dará soluciones eficaces en poco tiempo, ayudando así a la salud tanto de tu hijo como de tu familia.