Últimamente habrás visto en internet y en los comercios, la cantidad de tratamientos y productos a base de coco. Esta fruta pareciera ser milagrosa y tener efectos positivos en nuestra salud, desde la piel, el pelo hasta nuestra dieta!

El coco proviene del cocotero! (no me digas!), una especie de palmera que crece más que nada en el trópico y subtrópico. El coco es conocido por su versatilidad ya que puede utilizarse su carne, agua, aceite, cáscara y hasta la fibra de la cáscara! Son diferentes a cualquier otra fruta (y medio complicados de abrir!) ya que contienen mucho agua. El aceite y leche derivados de esta fruta se utilizan para cocinar y para productos cosméticos y es por ello que es tan popular en estos días.

Posee un alta concentración de ácido láurico que se cree tiene propiedades antibacterianas, además es rico en sales minerales como magnesio, fósforo y calcio y en potasio fundamentales para los huesos, músculos y diente! Además tiene mucha fibra lo cual es bueno para el funcionamiento intestinal. Y como si fuera poco, su contenido de vitamina E, lo convierte en un excelente antioxidante.

woman-beach-drinking-coconut

Encima es rico! Pero cuidado! Posee altos niveles de grasas saturadas (88,6% del total), por lo cual tiene un alto valor calórico, con lo cual, si bien es un excelente nutriente, hay que consumirlo con moderación.

Como el aceite que se extrae es abundante, se utiliza, además de la cocina, para productos de belleza ya que es un humectante, antiséptico y antioxidante natural. Por eso hay labiales, cremas, máscaras faciales, jabones, demaquillantes, desodorantes y champús con extracto o aceite de coco! También el aroma es relajante y nos hacen pensar en la playa, con lo cual existen aromatizantes, velas y perfumes con aroma a coco!

Uno de los usos más recientes se asocia a mejorar la piel con celulitis. Usando un cepillo vegetal con aceite de coco puedes masajear la zona afectada para reafirmar la piel!

Muchas celebridades han puesto de moda el agua de coco. Si bien no estoy de acuerdo con hacer lo que los famosos hacen, sólo porque son famosos, en este caso creo que no hace daño alguno. Además de saciar la sed también satisface el apetito y recupera sales minerales esenciales que se pierden luego de realizar actividad física.

La leche de coco, que se extrae a partir de la pulpa picada, contiene calcio, fibras y antioxidantes. Es ideal para cocinar y hacer batidos pero nuevamente cabe recordar que no es para todos los días por el valor calórico que posee aunque las grasas saturadas que lo componen son positivas.

El aceite de coco contiene una gran cantidad de triglicéridos de cadena media, que se metabolizan de manera diferente y pueden tener efectos terapéuticos en varios trastornos cerebrales como el Alzheimer. Estos triglicéridos de cadena media pueden aumentar el gasto de energía durante 24 horas hasta en un 5%, conduciendo así a una pérdida significativa de peso a largo plazo.

Además, los ácidos grasos en el aceite de coco puede reducir significativamente el apetito, lo que puede influir positivamente en el peso corporal a largo plazo. Como te decía, las grasas saturadas del coco son positivas por lo que pueden ayudar a mejorar el nivel de colesterol en la sangre (aumentando el colesterol bueno) y reduciendo así la posibilidad de contraer enfermedades cardíacas.

Por otra parte, habrás visto en el mercado la Harina de coco, siempre en la góndola de las harinas sin gluten. La harina de coco es una forma saludable de agregar sabor a coco a tu pastelería. En cuanto a los beneficios para la salud de la harina de coco, posee mucha fibra y tiene beneficios para las personas con diabetes, ya que la adición de harina de coco a los productos horneados reduce el índice glucémico.

Espero te interese esta información y te animes a usar más coco en tu vida!

Hasta pronto!