No se sabe a ciencia cierta cuál es el origen de la tradición de comer huevos de chocolate en Pascua. Posiblemente sea porque el huevo es símbolo de vida y fertilidad que mucho tiene que ver con la llegada de la primavera. Se cree que el origen de la tradición es una evocación de la Era del Hielo, donde, pasado el invierno, el hombre se alimentaba de los huevos que ponían las aves a la espera de un mejor clima para volver a cazar.

Primero de azúcar y luego de chocolate, el intercambio de huevos de Pascua se extendió como celebración cristiana por varios países europeos y americanos.

El hecho de asociar el huevo con la fertilidad y por coincidir la Pascua con la estación primaveral, estación fértil por excelencia, hace que haya quedado establecido en toda Europa como símbolo de la Pascua. De modo que muy pronto los pasteleros de época comenzaron a elaborarlos utilizando distintos ingredientes. Primero fue el azúcar, luego el chocolate.

Sea como fuere, los huevos de Pascua son una tradición nuestra! Durante varios años, me propuse hacer los huevos de chocolate y de azúcar en casa para agasajar a mi familia y les encantan! Tanto que en un par de ocasiones terminé vendiéndolos al público y el hobbie terminó por hacerse un micro-emprendimiento! Yo disfruto muchísimo de trabajar con chocolate, pero entiendo que no sea para todo el mundo. De todas formas, no es física cuántica, así que tú también puedes hacerlos!

Hoy te voy a contar también como hacer los huevos de azúcar. Si alguna vez hiciste las calaveras del Día de los Muertos, encontrarás que la técnica es muy similar e incluso mucho más sencilla y requiere menos ingredientes!

Estos huevitos de azúcar son ideales para decorar y también para regalar a aquellos que por alguna razón no les gusta o no pueden comer chocolate.

Así que pongámonos manos a la obra!

Huevos de Pascua de Azúcar

Como todo, requieren un poco de paciencia y dedicación. Pero son muy sencillos de realizar y muy económicos!

Para hacer los huevitos de azúcar necesitas:

  • Azúcar blanco granulada común
  • Agua
  • Colorantes vegetales
  • Moldes para huevos de pascua (de unos 6 a 10cm de alto)
  • Superficie limpia y lisa dónde trabajar

Necesitas que tus moldes estén bien limpios y secos. Trata que al secarlos no les queden pelusas pegadas.

Una vez limpios, apartas y reservas a un costado. Mientras, ten a mano varios tazones pequeños (tantos como colores quieras usar). En cada uno, dispón la cantidad de azúcar correspondiente a el o los huevos que vayas a hacer. Ten en cuenta también si serán macizos o ahuecados. Agrega unas gotas de agua fría formando una pasta que se quiebra un poco, como arena húmeda. Agregas en este momento el colorante vegetal que deseas. Ten en cuenta que cuando seca, el color se intensifica, con lo cual, con una pizca suele ser suficiente! Mezclas bien hasta que el color esté bien homogéneo. Usa un palillo o una gota para ir dando color muy de a poco, para lograr así el tono deseado.

Ahora empieza la parte divertida! Toma el molde en una de tus palmas y con la otra mano rellena con una cuchara al ras del molde, presionando levemente con el dorso de la cuchara para dejarlo compacto. Quita el exceso y deja secar por al menos 30 a 40 minutos. Nota: Cuanto más grande sea la pieza, más tiempo debes dejar secar!

Una vez seco, desmoldas sobre una superficie plana y lisa y dejas secar por varias horas más hasta que esté duro.

Si lo quieres ahuecar, debes hacerlo de la siguiente forma. Toma una cuchara de té y luego de la primera etapa de secado, y antes de desmoldar, retiras con cuidado el azúcar del centro de tu huevo, dejando una capa de al menos 1 ½ cm.

Luego desmoldas con cuidado.

Para cerrar las mitades, y formar el huevo, haremos un glasé real.

Para el glasé real necesitas:

  • 1 clara de huevo.
  • 1/4 de azúcar glass
  • Jugo de limón.
  • Manga y boquillas

En un tazón, coloca la clara y bate, incorporando de a poco el azúcar y algunas gotas de jugo de limón. Continuar batiendo hasta que se formen picos firmes. Coloca dentro de una manga y ya se puede usar para decorar. Si le agregas colorantes, puedes tener glasé de colores. Te recomiendo hacer lo mismo que con los huevos: divide el glasé en tazones y tiñe cada uno a tu gusto. Puedes tener varias mangas para que te resulte más sencillo el trabajo (te recomiendo usar las descartables!).

El glasé tiene que tener buena consistencia (bien batido), para que puedas hacer dibujos, flores o lo que desees. Para cerrar tu huevo, pon un poco apenas de glasé en tus mitades y une. Luego cierra con un borde decorativo. Debes dejar secar con cuidado.

Cuando están listos, puedes usarlos para decorar o para regalar en una caja de cartón o envueltos en papel celofán transparente!

El glasé se puede conservar en la heladera, dentro de un recipiente hermético y cubriéndolo con un papel film. De esta manera, se mantendrá en buen estado hasta 4 meses. La única precaución es retirarlo unas 24 horas antes, batirlo un poco y dejar que esté a temperatura ambiente antes de usar.

Huevos de Pascua de chocolate

Y ahora vamos ver cómo se hacen los huevos pero con chocolate! Hmmm!!!! Delicioso!

Para estos huevos de chocolate necesitas (8 porciones):

  • 2 libras de chocolate con leche templado
  • Confites de colores
  • Glasé real o chocolate blanco
  • Moldes para huevos de Pascua

Primero, pica el chocolate y derrite en un cazo a baño de María sin que el agua hierva! Deja terminar de fundir fuera del fuego. Debes tener los moldes limpios como te contaba recién. Luego, coloca el chocolate en el molde y distribuye equitativamente tocando bien los bordes.

Luego empareja los bordes y colócalo boca abajo sobre una placa forrada con papel manteca.

Lo ideal es dejar secar a temperatura ambiente por unas horas, para que el chocolate conserve el brillo. Si eres ansioso o necesitas hacer muchos y no tienes tiempo, puedes llevar al freezer por 5 minutos hasta que desprenda sólo del molde.

Empareja los bordes y desmolda! Yo personalmente le doy un par de capas antes de desmoldar. Entre las capas puedes usar mazapán, mantequilla de maní o frutas secas!

Una vez que tienes las mitades, completas una con confites, bombones y/o sorpresas para los más pequeños. Luego cierras con el glasé real al igual que los huevos de azúcar y decoras a gusto. Yo los cierro con chocolate blanco que derrito también a baño de María y coloco en una manga. Puedes hacer figuras de chocolate para decorarlo!

Consejos:

-Si el chocolate no está templado, debes templarlo y es un proceso un tanto más complicado. Te aconsejo comprarlo ya previamente templado.

-No llenes mucho el huevo de confites porque si es muy pesado puede romperse!

-Respeta los tiempos de secado. Trabaja sobre superficies limpias y con cuidado y paciencia!

-Cuando tengas tus huevos listos, envuélvelos en papel celofán para conservar y regalar. Puedes incluirle cintas o moños a tu gusto.

Espero te hayan gustado estas ideas!

Mucha suerte!