Nuestro CV es nuestra carta de presentación frente a cualquier búsqueda laboral.  En pocas palabras, es la única herramienta para defenderse y mostrar tus habilidades para asegurar el trabajo tan esperado que deseas.

Muchos empleadores sin tener tiempo de revisar en profundidad tu curriculum vitae, optan por referirse sólo a ciertos puntos, así como también la forma en la que escribes.

Ahora bien veamos como te defiendes frente a tus puntos débiles en tu CV:

  • Si tienes largos períodos sin trabajo: Es recomendable aunque haya sido un trabajo antiguo pero que tenga más ‘’peso’’ en tu CV, lo coloques antes que varios períodos de trabajo en poco tiempo.

  • Si tienes períodos de trabajo cortos en tu CV, es una buena oportunidad de brindar información simple dando un por qué.

  • Si tienes cambios de trabajo frecuentes, no coloques fechas ni mes, solamente el año, nuevamente resaltando el trabajo que aportó más a tu profesión.

  • No dar detalles de dinero, horas laboral solo informar la experiencia ganada.

Ahora veamos como te defiendes frente a tus puntos débiles durante una entrevista, cuando el cara a cara nos avergüenza un poco más:

Muchos piensan en no decir sus ‘debilidades’ por miedo, gran ERROR, una persona tiene que reconocer sus errores y buscarle una solución. Como consejo prepara más puntos fuertes que débiles pero piensa las respuestas previamente junto a una solución para los mismos.

Por ejemplo:

‘Asumo que soy impacientes en muchos aspectos de la vida cotidiana. Pero me he dado cuenta que si soy constante y le dedico tiempo más relajado logró mejores resultados’.

DEBILIDAD + RESPUESTA CORRECTA =  PUNTO POSITIVO