En mi casa, cuando era pequeña, había de estas simpáticas muñequitas, llenas de arte y creatividad! Es increíble que de una hoja que recubre el maíz, se pueda crear algo tan bello!

Además, es una muy buena idea para reciclar!

Tanto en Mesoamérica como los nativos norteamericanos, han utilizado hojas de maíz para diferentes artesanías desde el 2500 A.C., y algunas de estas se siguen haciendo hoy en día. Las hojas rígidas se pueden utilizar para alimentos cocidos, tejidos en esterillas o para la elaboración de muñecas.

Según Valerie Petrillo en su libro “Una Guía de Chicos para Historia Latina” las muñecas de tusa, tuza u hojas de maíz, fue una práctica adoptada por los hijos de los colonizadores españoles en su llegada a América. Las muñecas originales, tanto representando mujeres y varones, carecían de detalles. Las versiones más modernas, cuentan con atavíos de colores hechos en tela, puntillas, accesorios y detalles en los rasgos faciales.

f70dec5f4552ed9cec48ce87f98f8439

El color dorado pálido de las hojas de mazorca se logra por el secado al sol. Siendo el maíz tradicional en América, es donde se han desarrollado estas muñequitas, viéndose en El Salvador, México, Honduras, Guatemala y Nicaragua. Pero como los colonizadores españoles llevaron la idea al viejo mundo, también se encuentran versiones en Europa e incluso en el continente asiático.

Hoy vamos a aprender lo básico para hacer estas muñecas de tuza! Siempre puedes poner rienda suelta a tu creatividad e incorporar materiales y diseños que se te ocurran!

Para hacer estas muñequitas vas a precisar muchas hojas de mazorca así que, cada vez que compres maíz, no las tires. Lávalas, sécalas al sol y guárdalas.

Vas a precisar además:

  • Hilo
  • Tijeras
  • Toallas de papel
  • Fibras
  • Agua
  • Telas, puntillas y lo que desees para decorar tu muñeca.

Una vez que tienes las hojas de maíz secas, se rehidratan en un poco de agua para que sea más sencillo moldearlas.

Empezamos por el tronco, cabeza y cuerpo. Toma 4 a 5 hojas grandes y átalas con un poco de hilo como muestra la figura.

Voltea las hojas sobre el hilo.

Endereza las hojas y luego ata un pedazo de hilo unos centímetros más abajo para hacer la cabeza.

Para los brazos, utiliza otra hoja grande a la que cortarás dos hendiduras en un lado de la hoja. Luego, corta dos ranuras en el otro lado de la hoja, como muestra la imagen. Enlaza ambos lados y asegura las trenzas con hilo. Corta los extremos.

Abre el cuerpo base de tu muñequita y coloca dentro los brazos entrelazados que queden a igual distancia del cuerpo. Cuando haces los brazos, puedes colocarle dentro alambre para luego darle forma! Utiliza más hilo para ceñir la cintura y fijar los brazos.

Para la falda usa varias hojas que irás envolviendo en torno a la cintura. Siempre ata para fijar con hilo. Corta los bordes para hacer la falda.

Sobre ella puedes colocar una hecha con tela de color o puedes teñir algunas hojas con anilina o colorantes. Lo mismo para la pechera. Lo que debes hacer es tomar dos hojas y entrecruzarás una detrás del cuerpo. Ata con hilo y corta los sobrantes.

Con fibras puedes dibujar los rasgos de tu muñeca.

También puedes incluir puntillas, cintas, lana o hilos para hacer pelo, accesorios, y mejorar las terminaciones de tu muñeca.

Hasta pronto!!