Los acreedores objetan las deudas que no pueden ser exoneradas o descargadas. Una de las objeciones más comunes que presentan los acreedores para el caso de consumidores son las deudas incurridas dentro de los 90 días anteriores a la presentación de la solicitud de bancarrota. Se presume que un deudor debería estar consciente de que él no puede pagar sus deudas 90 días antes de presentar la bancarrota. Se presume que las deudas incurridas durante este periodo son fraudulentas; es decir, que se incurrieron en circunstancias en las cuales el deudor sabía que no podría pagar la deuda. Otras deudas no descargables incluyen la pensión matrimonial, la manutención de los hijos, las deudas con el cónyuge a causa de un divorcio, los juicios resultantes de una infracción por conducir en estado de embriaguez, las deudas relacionadas con daños intencionales causados por el deudor a otra persona, las sanciones e indemnizaciones penales y los préstamos estudiantiles. Si usted está interesado en solicitar una bancarrota, y desea discutir cuáles de sus deudas pueden ser no descargables, contactenos. – by Alice Pare