De acuerdo con dos estudios publicados en la edición de agosto pasado de la Diabetes Care ®, las personas de origen hispano y latino cuentan con un alto riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y anormalidades cardiometabólicas relacionadas. Pero este riesgo varía considerablemente entre los distintos grupos étnicos específicos sumado a otros factores, como el tiempo de residencia en los Estados Unidos.

Otro estudio también publicado en la edición de agosto detalla que la tensión laboral es un factor de riesgo para la diabetes tipo 2 en hombres y mujeres, independientemente del estilo de vida.

 La diabetes es una enfermedad crónica que aparece debido a que el páncreas no fabrica la cantidad de insulina (principal hormona responsable del mantenimiento de los valores adecuados de azúcar en sangre ) que el cuerpo humano necesita, o bien la fabrica en inferior calidad. Cuando esto sucede, origina un aumento excesivo del azúcar que contiene la sangre (hiperglucemia).

 

Las posibilidades de contraer diabetes aumentan con la edad de la persona. El momento de aparición de la enfermedad, así como las causas y síntomas que presentan los pacientes, dependen del tipo de diabetes de que se trate.

Diabetes tipo 1: Más frecuente en la infancia, adolescencia y primeros años de la vida adulta. Se suele presentar de forma brusca e independiente a los antecedentes familiares. Se debe a la destrucción progresiva de las células del páncreas, que son las que producen insulina por lo que hay que administrar esta hormona desde el comienzo.

Diabetes tipo 2: Es mucho más frecuente que la diabetes 1 y suele aparecer en edades más avanzadas. Es frecuentemente hereditaria y el tratamiento puede variar desde pastillas a insulina o ambas.

Diabetes gestacional. Se puede dar durante el embarazo, es tratable y se considera ocasional.

Si bien en el caso de la Diabetes 2 no se presentan síntomas en un primer momento existen síntomas comunes más habituales en la Diabetes 1. En todo caso, se diagnostica ya sea con un examen de orina o sangre que demuestre alto nivel de azúcar.

Algunos de los síntomas son:

  • Frecuencia en orinar
  • Hambre inusual.
  • Sed excesiva.
  • Debilidad y cansancio.
  • Pérdida de peso.
  • Sensación de malestar en el estómago y vómitos.
  • Infecciones frecuentes.
  • Vista nublada.
  • Mala cicatrización de heridas o muy lenta
  • Picazón o entumecimiento en las extremidades.

En los Estados Unidos hay más de 50 millones de hispanos / latinos constituyendo aproximadamente el 16 % de la población. La Oficina del Censo de Estados Unidos estima que para el 2050, una de cada tres personas que viven en los Estados Unidos será de origen hispano / latino.

El Estudio de Salud de la Comunidad Hispana / Estudio de los Latinos (HCHS / SOL), fue lanzado por el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre, en parte, para conocer la prevalencia y desarrollo de enfermedades crónicas, como la diabetes, entre los diversos miembros de estas poblaciones. Lo que dio como resultado disparidades entre los distintos grupos hispanos en relación a la diabetes, así como una baja tasa de concienciación sobre esta enfermedad.

 El estudio encontró que la prevalencia de diabetes total (diagnosticada y sin diagnosticar) entre todos los grupos hispanos fue de aproximadamente 16,9 % para hombres y mujeres, frente al 10,2 % de los blancos no hispanos. Si se observa individualmente, el índice varió de un máximo de 18,3 % para los mexicanos a un mínimo de 10,2 % para las personas de origen sudamericano.

 

Además, el indicador aumentó dramáticamente con la edad, llegando a más de 50 % para las mujeres hispanas a los 70 años y el 44,3 % para los hombres de 70-74 años de edad. El estudio también demostró que la posición económica y educativa (baja) y el tiempo de residencia en Estados Unidos (alta) más probabilidades tenían de desarrollar diabetes 2.

“La imagen que surge de HCHS / SOL es una en la que los hispanos / latinos con diabetes tienen un alto potencial de riesgo futuro de desarrollar complicaciones debido a la relativamente pobre control glucémico y control de la diabetes”, dijo Neil Schneiderman, PhD, investigador principal de la HCHS / SOL.

Para la diabetes tipo 2 se pueden tomar medidas para tratar de evitarla, adoptando hábitos más saludables ya sea física como psíquicamente:

  • Comer saludablemente evitando el sobrepeso.
  • Realizar actividad física diaria
  • Eliminando toxinas como el tabaco y el alcohol en exceso.
  • Tratar de manejar el stress laboral

Es importante, una vez diagnosticada la enfermedad, seguir en tratamiento y tomar las medicaciones indicadas para evitar trastornos y complicaciones.

Ante la duda, y más aún si presentas algún síntoma, debes consultar a un médico.

Trata al menos una vez al año de realizarte un test de sangre y orina para evitar el desarrollo de enfermedades crónicas o para poder tratarlas a tiempo. Infórmate y cuídate!