Cuántas veces hemos hablado con un amigo o conocido y nos ha dicho que está deprimido? Tal vez nos ha sucedido a nosotros mismos y muchas de esas veces hemos minimizado la situación o confundido la depresión con simple tristeza o un poco de estrés. Lo cierto es que la depresión es un trastorno mental frecuente, caracterizado por la presencia de tristeza, pérdida de interés, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, cansancio y falta de concentración.

Se puede describir como el sentirse triste, melancólico, infeliz, abatido o derrumbado. La mayoría de nosotros, como decíamos antes, ha pasado por momentos así. Sin embargo, si se prolonga e intensifica hay que consultar con un médico y estaríamos hablando de depresión clínica siendo necesario tratarla con medicación y/o terapia. Es más común en mujeres que en hombres quizá a causa que las mujeres suelen buscar ayuda más que los hombres, en general hereditaria o por comportamientos aprendidos en el hogar, o ambos. También es más común durante la adolescencia.

En el caso de los niños, suelen presentar síntomas diferentes a los adultos por lo que conviene controlar el rendimiento escolar, el sueño y el comportamiento.

Es importante identificarla y combatirla debido a que la depresión puede convertirse en un mal crónico o recurrente, y dificultar el desarrollo de las actividades diarias, incluso, en su estado más grave, puede derivar en suicidio.

 

Algunos de los factores que pueden causar depresión:

  •  Alcoholismo o drogadicción
  • Enfermedades prolongadas y dolorosas y sus tratamientos
  • Insomnio
  • Esteroides
  • Hipotiroidismo
  • Situaciones límite o hechos estresantes en la vida, desde el maltrato al aislamiento social.

Cómo podemos reconocer la Depresión? Entre los síntomas de depresión podemos mencionar :

  • Cansancio y falta de energía.
  • Sentimientos de inutilidad y culpa.
  • Cambios en el apetito
  • Mucho o muy poco sueño
  • Poco ánimo o irritabilidad
  • Pérdida de placer en actividades habituales e inactividad o retraimiento.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Sentimiento de abandono.
  • Pensamientos repetitivos de muerte o suicidio.
  • Baja autoestima y arrebatos de ira

Desde el hogar se pueden tomar algunas medidas para mejorar y prevenir la situación, independientemente de la gravedad del caso y de los tratamientos médico indicados. Entre esas acciones podemos enumerar:

 

  • Descansar bien.
  • Alimentación nutritiva y saludable incluyendo además Omega-3 a la dieta
  • Hacer ejercicio regularmente, incluso meditación u otros ejercicios de relajación

  • Evitar el consumo de sustancias
  • Involucrarse en actividades que lo hagan feliz.
  • Pasar el tiempo con familiares y amigos.

Siempre ante la duda es pertinente contactar a un médico y en caso de emergencia y en la creencia de ser un peligro para uno mismo u otros, contactar al 911.

Espero que estos datos y consejos les hayan sido útiles, y no olviden buscar los mejores médicos cerca de su zona en YaSabe.com!