Para muchos que hablan español que vienen a vivir a los estados unidos, el aprendizaje de el Inglés es una gran prioridad. Y cuando se trata de sus hijos, la misma importancia se aplica. No hace mucho tiempo, estos mismos niños fueron criados sólo aprendiendo el inglés, este fue en fin de asimilar rápidamente para vivir y crecer siendo fluido en Inglés.

Los datos sobre el número de niños que crecen bilingue es escasa. Sin embargo, el informe del Censo de 2000, sobre el uso de el lenguaje, indica que el 55% de las personas que reportaron hablar un idioma distinto del Inglés en el país informaron que habla inglés “muy bien”. Y una encuesta en 2001 de el Gallup encontró que el 22% de los estadounidenses de habla Inglés puede hablar español suficientemente bien como para mantener una conversación. No debe ser ninguna sorpresa, ya que en algunas partes de el país están atendiendo cada vez más a los que hablan español, sobre todo aquí en el área de Washington D.C. Entre el año 2000 a 2010, la población hispana ha crecido a 73%, esto significa que el 15% de la populacion de Washington D.C. son hispanos. A pesar de que las palabras en español son más predominantes, como en los letreros de los supermercados y tiendas, los hispanos de segunda generación están destinados a perder la capacidad de hablar su lengua materna.

Aunque los padres puedan tener las mejores intenciones y enseñar a sus hijos a que hablen inglés y español, por rasones sociales y económicas y tambien por ser apresurado ha hablar ingles por los amigos. Lo creas o no, es la presión social que causa el mayor obstáculo para mantenerse bilingüe. No es raro que un niño se sienta avergonzado de hablar su lengua nativa en torno a sus amigos que sólo hablan Inglés. También es una buena idea tener a la práctica oral , y tambie leer, escribir, y escuchar sobre todo en el hogar. Otras cosas que los padres hacen con el fin de preservar la cultura de los niños debe incluir visitar a su país de origen con frequencia y interactuar con los miembros de la familia que sólo hablan su lengua materna. También todas las costumbres que se celebraban en su país de origen deben ser celebrada en los estados unidos, tales como quinceañeras, una practica que se lleva a cabo en casi todos los países de habla española. Al final, le toca a los padres para determinar cómo o si se van a criar a sus hijos a ser bilingües. En un país como los EE.UU., con tal diversidad increíble y el gran número de hablantes de español, es una gran ventaja y el beneficio ser bilingue.