Mucha gente me pregunta cómo hago para trabajar desde casa. Confieso que cuesta un poco adaptarse pero no es del todo imposible. Claramente, requiere de un poco de orden y estructura, pero además, de comprender que desde casa o una oficina o taller, tenemos una tarea por concluir y un tiempo estipulado de entrega del mismo.

Algunos temen a las distracciones que pueden existir en el entorno, ya sea la televisión, nuestros hobbies y hasta la misma cama que nos llama para una reparadora siesta. Lo cierto es que hay que saber encontrar el balance entre las cosas! Es saludable tomarse recreos y alternar tareas incluso de la casa con el trabajo que debemos realizar. A veces nos permite focalizar mejor, concentrarnos y hasta encontrar la solución a un problema que nos tenía atascados.

Más allá de esto, la gente que trabaja desde el hogar, comparte ciertos hábitos que hacen más sencillo concluir con las tareas comprometidas en tiempo y forma. Estos hábitos te permitirán organizarte de tal manera que podrás disfrutar de la libertad de organizarte tus propios tiempos manteniendo el compromiso laboral que tienes.

  • Crea tu propio espacio de trabajo. Yo tengo mi propia oficina en un ambiente de mi casa y en él dispongo mis elementos de trabajo junto a mis hobbies y otras actividades que realizo. Para acentuar la creatividad, muchas veces tomo pequeños recreos para leer una revista o hacer alguna otra actividad como tocar un instrumento musical o dibujar! Pero debes aprender a tomar esos recreos con responsabilidad! Si te distraes fácilmente, sólo dispón en el cuarto tus herramientas de trabajo y de a poco ve incluyendo otros objetos hasta que alcances la concentración necesaria para que nada en el cuarto te distraiga de tu tarea. La clave es pretender que no estás en tu casa!

  • Tu espacio laboral debe ser confortable y debes sentirte a gusto en él! Ni mucho frío ni demasiado calor. Incluye alguna decoración que te guste, desde un cuadro, plantas o dibujos de tus niños. Un ambiente agradable te hará trabajar con más ánimo! Si no puedes destinar un cuarto, elije algún rincón disponible con una pequeña mesa y haz de ese tu lugar, tu escritorio. Nunca trabajes desde el cuarto y menos que menos desde la cama!
  • Establece un horario de trabajo. Al menos fija un horario de finalización de las tareas. Tendrás así un espacio de tiempo en el que deberás concluir tu trabajo. Lo ideal es tener un esquema organizado de las tareas a realizar, y qué haremos cada día y en qué momento del día. Esto te permitirá poder solapar otras actividades o compromisos, terminar a tiempo, tener una idea aproximada de cuando podrás entregar tu trabajo y ajustar tus horarios de la mejor forma posible.
  • Tener un calendario de actividades diario y mensual nos permitirá poder establecer nuestros objetivos y cumplirlos. Sobre todo porque cuando trabajas solo, no tienes las presiones diarias de un jefe que te controle, por lo cual, necesitas tu mismo controlarte un poco. Para eso, sigue un calendario ya sea por escrito o en la computadora donde puedas ir configurando tus proyectos y el tiempo que precisas para cumplirlos.

  • Se claro con tu empleador respecto del tiempo que requiere realmente cada tarea. Pero no mientas al respecto! Si ciertas tareas te demoran x cantidad de tiempo, es muy sencillo para tu empleador, establecer con el tiempo cuanto demoras para concluir cada actividad. Si debes realizar un trabajo especial que te requerirá de más horas laborales, aclárale a tu empleador y mantenlo siempre al tanto de los avances. Siempre es preferible solicitar más tiempo y tener todo concluido antes que viceversa.

  • Se realista. Siempre calcula un par de horas más para finalizar tu trabajo. Por más que te concentres, estar en el hogar implica estar susceptible a varias interrupciones propias o ajenas que pueden atrasarte en tus tareas. Aprovecha esos momentos para hacer un mini relax, tomar alguna bebida o snack para luego proseguir.
  • No te quedes en pijamas todo el día! No es necesario estar elegante pero sí vestido y prolijo. Cómodo pero apto para salir a la calle en cualquier momento. Esto, aunque parezca ridículo, le da más seriedad al compromiso que tenemos laboralmente. De alguna manera, nos sentimos influenciados y obligados a cumplir con nuestra tarea!

  • Ten siempre a mano agua fresca y snacks saludables tales como fruta fresca o seca, cereales o barras de granola. Cuanto más evitemos ir a la cocina mejor! No sólo por la pérdida de tiempo, sino porque es muy fácil sucumbir al pecado y terminar comiendo chatarra todo el día! Por eso, al igual que en cualquier otro espacio de trabajo, lo mejor es preparar una rutina de horarios que incluyan la comida, merienda y snacks de la tarde!

  • Trata de alejarte de las redes sociales. Ya se, es muuuy pero muuuy difícil! Pero es necesario para nuestra concentración. Ponte un objetivo, cúmplelo y como premio tómate un breve descanso para relajarte y de paso chequear las redes sociales.

Con el tiempo, todos estos hábitos que tratas de imponerte se convertirán en una rutina y cada vez te será más sencillo organizarte, aceptar nuevos trabajos y hasta incluso, agregar nuevas actividades a tu vida diaria!

Mucha suerte!