http://www.decorahoy.com/wp-content/uploads/2009/11/mini-foto-3.jpg

Decorahoy.com

Vamos a darle ese toque especial a esa silla que tanto nos gusta o que tantos recuerdos nos traen. Sigue las instrucciones y tendrás la misma silla pero nueva J.

Materiales:

·        Género de tapicería (este puede ser del color o estilo que te guste, recuerda el ambiente en donde pondrás la silla para combinar colores)

·        Clavos de tapicería (vas a una ferretería, lo pedís así tal cual y elegís el largo, eso depende del grosor de la madera de tu silla)

·        Una tijera normal y otra tijera chiquita (fíjate que estén bien afiladas)

·        Cemento (universal se le podría decir)

·        Galón de terminación.

¡COMENZAMOS!

  1. Centramos correctamente la tela en el asiento, tenemos que asegurarnos que queden todos los lados iguales.

  2. Estiramos bien, en todos los lados, simplemente con la mano y lo sujetamos con los clavitos en el lado frontal de la silla. Y volvemos a estirar los otros 3 lados.

  3. En una de las esquinas contra el respaldo (si lo tuviese) vemos que “choca” la tela contra el mismo. Levantamos desde la punta de la tela y la estiramos, debe de quedar paralelo al respaldo presionando con el dedo el vértice entre el respaldo (valga la redundancia) y el asiento. A partir de ahí cortamos desde la punta de la tela, de manera que se queden dos picos, hasta el asiento. No nos queda bien estirado, entonces formamos un triángulo, con la tijera, de modo que las 2 puntas se puedan estirar bien. El piquito sobrante lo llevamos hacia dentro de la tela.

  4. Repetimos el mismo paso pero en la otra esquina de la silla contra el respaldo. Y cortamos lo que nos sobre del género en la parte trasera de la silla.

  5. Lo volvemos a estirar y le colocamos unos clavitos.

  6. En los costados es muy simple. Estiramos desde el respaldo hacia adelante la tela y cortamos lo que nos sobra para abajo. Luego le colocamos unos clavos. Asegúrate que quede bien tirante.

  7. En la parte frontal, ya habíamos clavado el género, así que vuélvelo a estirar y acomoda los clavos.

  8. Para el otro costado de la silla repetimos el paso 6.

  9. Con las puntas que te sobran hacia adelante lo cortamos de modo que nos quede para hacer unos dobladillos con forma de cuadrado. Y le damos un clavo de cierre.

De esta simple manera hemos tapizado, en menos de 30 minutos, una silla que no queremos tirar. Si te gustó puedes comentar y también decirnos cuál fue el resultado de tu tapizado.