http://farm5.staticflickr.com/4141/4853852900_895cc79f91_o.jpg

Indudablemente, cuando tenemos un hijo, no solo queremos que no le falte nada, si no, queremos que sea feliz. Y nos preocupa de sobremanera estas 2 facetas. Pues, no solamente es darle lo mejor que podamos, también tenemos que ser conscientes que ellos necesitan de nosotros tengas 2 años o 40. No importa la edad, ellos necesitan nuestro respaldo SIEMPRE.

Entonces ¿Cómo puedes saber si tu hijo es feliz? Bueno, depende también de la circunstancias. Pero podemos generalizar bastante.

¿Qué y cómo podemos hacerles preguntas?

Lo importante es no apabullar a la persona, hemos de demostrar que estamos ciento por ciento abiertos a que se exprese con libertad y franqueza. Eso se lo podremos demostrar mediante esas acotaciones antes de una pregunta o hacerle una indirecta como para que él/ella se pueda expresar gracias a nuestra actitud. Desarrollaremos algunas y también según el caso. Ejemplos:

  1. He visto que has estado trabajando poco (o estudiando) ¿Te ha pasado algo?

  2. Hijo/a me di cuenta que no has ido a (institución donde estudia) y que tus últimas notas han estado bajas ¿Te puedo ayudar en algo?

  3. ¿Cómo va la cosa con (su pareja)?

  4. Te noto cabizbajo ¿Estás bien?

  5. ¿Quieres que te ayude con la tarea? Porque te veo bastante agobiado/a.

  6. ¿Qué pasó con (el/la amigo/a) que no lo he visto los últimos días?

Indudablemente estas preguntas pueden ser o no el caso por el que esté pasando tu hijo, pero no tiene porqué serlo ya que es más factible que se abra gracias a que hemos demostrado una actitud abierta para con él/ella y a veces hacer una pregunta directa es contraproducente.

Otros factores que ayudarán a la felicidad de nuestro hijo

·  Decir siempre las cosas con franqueza, cueste lo que cueste o duela lo que duela.

·   Apoyarlos en sus emprendimientos (de cualquier tipo),sólo es aceptar. Es más interesante para un hijo que el padre o la madre lo ayuden en lo que pueda, que simplemente decirles “Está bien”.

·   Cuando vemos que algo irá por mal camino avisarle. Pero no más de eso, no repetirlo, esto abruma y no gusta.

Existen también otras alternativas para saber si tu hijo es feliz o no. Pero todas radican en nuestra actitud abierta a saber y a aconsejar (no a criticarlos, ni la más mínima crítica). Con suavidad y entereza lo debemos de tratar.