Si ya cuentas con todos tus papeles legales al día, quizá estés pensando en tomar el siguiente paso y aplicar para la ciudadanía norteamericana. Residir legalmente no es lo mismo que ser ciudadano.

La ciudadanía define la relación de un individuo respecto de su país y por lo tanto genera ciertas responsabilidades, ciertos derechos y deberes.

La Constitución americana se refiere a “privilegios e inmunidades” de la ciudadanía, por ejemplo, pero también ofrece una protección importante para las “personas” que residen en el país, independientemente de la nacionalidad, incluido el derecho a igual protección de las leyes y al debido proceso de ley. Las “personas” residentes legales pueden asistir a las escuelas, mantener empleos, pagar impuestos y recibir otros beneficios.

Los portadores de tarjetas verdes, o residentes permanentes, pueden, después de 5 años de residencia, solicitar la ciudadanía. Pero, tener solamente una tarjeta verde no brinda los mismos derechos del ciudadano, a pesar de participar en la economía y hasta tener en muchos casos familiares americanos.

Para solicitar la naturalización, debes presentar el Formulario N-400, que se refiere a la Solicitud de Naturalización. Antes de poder aplicar, debes estar seguro de que cumples con los llamados requisitos de elegibilidad.

Primero, determina si ya eres ciudadano estadounidense. Puedes ser ciudadano ya sea por nacimiento o porque la hayas adquirido por alguno de tus padres.

Si estás seguro que no eres ciudadano, determina entonces si eres elegible para convertirte en ciudadano. Para eso, revisa en la página del USCIS (United States Citizenship and Immigration Services), la hoja de elegibilidad de naturalización.

¿Cuáles son los requisitos básicos para solicitar la naturalización?

El proceso de solicitud de ciudadanía estadounidense se conoce como naturalización. Con el fin de ser elegible para la naturalización,

primero debes cumplir con ciertos requisitos exigidos por la ley de inmigración de Estados Unidos:

  • Ser mayor de 18 años; y
  • Ser residente permanente por una cierta cantidad de tiempo (generalmente 5 años o 3 años);
  • Ser una persona de buen carácter moral;
  • Tener un conocimiento básico de gobierno de EE.UU. (esto también puede ser exceptuado debido a un impedimento físico o mental permanente);
  • Tener un período de residencia continua y presencia física en

los Estados Unidos;

  • Ser capaz de leer, escribir y hablar Inglés básico. Hay excepciones a esta regla para quienes en el momento de la presentación:

– Tiene 55 años y ha sido residente permanente durante al menos 15 años; o

– Tiene 50 años y ha sido residente permanente durante al menos 20 años; o

– Tiene un impedimento físico o mental permanente que hace que el individuo sea incapaz de cumplir con estos requisitos.

¿Cuándo puedes solicitar la naturalización?

Si tienes al menos 18 años de edad y has sido residente permanente de los Estados Unidos:

  • Por lo menos 5 años; o
  • Por lo menos 3 años durante los cuales has estado y sigues aún casado y viviendo en una relación matrimonial con un ciudadano/a americano/a; o
  • Prestar servicio honorable en el ejército de los EE.UU..

Ciertos cónyuges de ciudadanos de Estados Unidos y / o miembros de las fuerzas armadas podrán solicitar la naturalización antes de lo que se ha indicado anteriormente.

Si cumples con los requisitos anteriores, puedes aplicar con el Formulario N-400, Solicitud de Naturalización. Para ello, descarga el formulario del sitio de USCIS y lee las instrucciones. Necesitarás además 2 fotos tipo pasaporte y los documentos necesarios para demostrar tu elegibilidad para la naturalización. Luego puedes presentar el Formulario N-400, y la USCIS te enviará un aviso de recibo. Puede comprobar los tiempos de procesamiento actuales y el estado de tu solicitud en línea o llamando al Centro Nacional de Servicio al Cliente al 1-800-375-5283 o 1-800-767-1833 (para sordos).

Si el proceso avanza, es posible que tengas luego una cita para tomar tus datos biométricos, una serie de parámetros físicos que son únicos en cada persona para poder comprobar su identidad. La USCIS te enviará un aviso de cita que incluye fecha, hora y lugar. Debes ser puntual! Luego de tomar tus huellas dactilares y otros datos biométricos tendrás una segunda entrevista también programada por la USCIS, a la que debes acudir con el aviso de la cita que ellos te envíen.

Si avanzas en el proceso, deberás tomar Juramento de Lealtad a la Bandera Estadounidense, tal vez el mismo día de la aprobación o con una cita fijada por la USCIS. Con esta ceremonia adquieres finalmente la ciudadanía.

Para ello completa el cuestionario sobre el Formulario N-445, Aviso de Ceremonia de Juramento de Naturalización. Un oficial de la USCIS revisará tus respuestas. Ten a mano tu tarjeta verde. Luego de la jura, te darán un certificado de naturalización. Revísalo, y notifica a la USCIS de cualquier error en el mismo antes de retirarte.

Estos procesos pueden demorar un tiempo y a veces, a pesar de lo sencillo que parece, puede resultar complicado, sobre todo completando los formularios y buscando la información necesaria. Para ello, acude siempre a un abogado de inmigración. Puede no se muy económico pero te asegurarás de no perder tiempo y de tener todos los papeles en forma correcta.

En la página de la USCIS, encontrarás más información para éste y otros trámites. No dudes en comunicarte con ellos ante cualquier duda. Tienen servicios en español.

Mucha suerte!

Fuente: USCIS