Muchas mujeres temen hacerse arreglos dentales durante el embarazo. Lo cierto es que existen precauciones para poder ir al dentista tranquila sin que esto cause ningún daño al bebé.

Antes que nada, es fundamental tomar medidas preventivas antes de quedar embarazadas. Lo cierto es que con los cambios hormonales y el desgaste de nutrientes que causa el embarazo, suelen generar inconvenientes en la salud bucal. En general, se tratan de infecciones en la encías tales como gingivitis.

Por otra parte, el bebé que gestas consume mucho calcio y, más allá que tomes las vitaminas necesarias durante el embarazo, muchas veces las mamás terminan con un déficit del mismo que causa daños en las piezas dentales.

 

En general se recomienda que los arreglos tales como coronas, empastes o caries, se realicen durante el segundo trimestre de embarazo ya que tu bebé es más vulnerable durante el primer y tercer trimestre del embarazo, cuando el desarrollo importante está ocurriendo (primer trimestre) y aumenta el riesgo de parto prematuro (finales de su tercer trimestre).

Siempre avisa al odontólogo si estás embarazada o sospechas estar embarazada. Y antes de acudir por algún tratamiento importante, debes tener una consulta con el obstetra para sacarte todas las dudas posibles, te hagan recomendaciones y te informes correctamente. Siempre cuando se traten de arreglos urgentes. Lo más seguro, cómodo y recomendable es esperar a luego del parto para cualquier arreglo que sea de tipo cosmético.

Retrasar el cuidado bucal puede tener consecuencias graves. La gingivitis o inflamación de las encías, afecta del 60 al 75 % de las mujeres embarazadas, y si no se controla, puede convertirse en la enfermedad periodontal finalizando con la pérdida de piezas dentales. Lo mismo ocurre con caries no tratadas correctamente.

La enfermedad periodontal es una afección dental más grave que ocurre cuando una infección bacteriana se desarrolla en bolsillo por debajo de la línea de las encías, dañando las fibras que sostienen los dientes. La enfermedad periodontal también puede afectar la salud del bebé, ya que las mujeres con enfermedad periodontal tienen un mayor riesgo de tener bebés prematuros y con bajo peso al nacer.

 

Medicamentos y embarazo

Actualmente, hay estudios contradictorios sobre los posibles efectos adversos en el bebé en desarrollo de los medicamentos que se utilizan durante el trabajo dental. Si necesitan administrarte analgésicos antibióticos o anestésicos, siempre se tendrá en cuenta tu embarazo para reducir las dosis y ajustarlas a tu situación.

Radiografías

Las radiografías son comunes en los tratamientos dentales sobre todo de rutina. Puede ser que te consulten si estás embarazada antes de realizarlas, sino debes explicar tu situación al dentista. Los rayos X tienen una dosis de radiación lo suficientemente importantes como para causar efectos adversos en el desarrollo del embrión o feto. Es importante que tengas esto en cuenta. Algunos doctores usan pequeñas cámaras para chequear el problema de tu boca sin acudir a los Rayos X durante el embarazo.

La Asociación Dental Americana (ADA) recomienda que las mujeres embarazadas coman una dieta equilibrada, se cepillen los dientes a fondo con una pasta dental con flúor aprobada por la ADA dos veces al día y usen hilo dental todos los días. Evita el exceso de azúcar, café y sustancias que dañen los dientes. Siempre!

En resumen:

  • Acude al dentista y hazte exámenes preventivos y limpiezas antes y durante tu embarazo.
  • Avisa a tu dentista si estás embarazada y acude al obstetra previamente.
  • Posponer el trabajo dental que no sea de emergencia hasta el segundo trimestre o hasta después del parto, si es posible.
  • Los procedimientos electivos deben posponerse hasta después del parto.
  • Cuida tu higiene bucal diariamente.
  • No te auto-mediques, puedes dañar a tu bebé! Debes siempre acudir primero al dentista para que te haga los tratamientos y recomendaciones necesarias y él o tu obstetra te asignen la medicación que debas tomar y en qué dosis.

Mucha suerte!