Incentivar a tus hijos para que tengan interés en la ciencia es importante. Primero porque los hace más curiosos y esto les permite aprender más y tener cada vez más voluntad de seguir aprendiendo cosas nuevas. Por otra parte, la ciencia es fantástica, nos explica como funciona el mundo en qué vivimos desde sus orígenes y nos permite comprender fenómenos maravillosos.

La ciencia es fundamental para el desarrollo de la humanidad y, hoy por hoy, va de la mano de la tecnología. Aún así pareciendo asombrosa, a primera vista la ciencia se trata de un montón de cálculos tediosos y aburridos. No es cierto. Es muy divertida y tiene mucho de experimento y manos a la obra. Por eso te contamos hoy 5 ideas para hacer con tus hijos distintos experimentos caseros e inofensivos que van a asombrarlos y hacer que se entusiasmen con la física, química y biología!

1. Hacer ‘arenas movedizas’ con fécula de maíz para aprender sobre fluidos no newtonianos

Es más sencillo de lo que parece. Empezamos por mezclar de a poco 10 partes de fécula de maíz con una parte de agua (por ejemplo, cada 10 cucharadas de fécula, una de agua), para crear un líquido con, a primera vista,  la consistencia de la miel, y las propiedades de las arenas movedizas.

 

¿Cómo es esto? Cuando se mezcla la fécula en el agua, se crea una suspensión, que es cuando una sustancia se dispersa dentro de otra. Esto hace que la mezcla actúe como un sólido cuando se le aplica presión, y como un líquido cuando se deja fluir libremente.

Si presionan con el dedo o una cuchara verán que la mezcla se sentirá sólida debido a que estarían empujando las partículas de almidón de maíz más cerca unas de otras. Ahora, si mueven los dedos muy lentamente a través de la mezcla o la derraman sobre la mesada notarán que fluye como un líquido. Muy loco, ¿no?

 

Estas mezclas se llaman fluidos no newtonianos, refiriéndose a la observación de Isaac Newton de que las sustancias normalmente se vuelven más fluidas cuando están climatizadas y viscosas cuando se enfrían.

2. Un pastel paleontológico para aprender sobre Dinosaurios

Desde chica me apasiona la palentología y la arqueología. Eso se lo debo un poco al cine, sobre todo a Steven Spielberg con sus maravillosas sagas de Indiana Jones y Jurassic Park. También porque visitaba muchos museos y no hay nada más extraordinario el súper esqueleto de un dinosaurio! Hay un montón de maneras interesantes de utilizar la ciencia para crear alimentos y para hacerlos más entretenidos.

Si bien esta idea no constituye un experimento, hornear un pastel con pequeños esqueletos de dinosaurios (no tóxicos y que no se derritan) pueden despertar el interés de tus hijos en la paleontología y en los gigantes que una vez gobernaron la Tierra.

3. Crear un electroimán para aprender sobre Electromagnetismo

Recuerdo haber hecho este experimento en la escuela y es muy divertido. Los materiales son fáciles de adquirir en una ferretería:  baterías, alambre de cobre y un clavo. Para hacer un electroimán sólo tienes que colocar el alambre de cobre alrededor del clavo, conectar los extremos del cable a una batería y ver cómo se desarrolla el campo magnético. Éste se amplifica con cada lazo adicional alrededor del alambre, y sus hijos pueden probar diferentes cables medidores, y materiales para ver cuánta fuerza generan los imanes.

4. Succionar un huevo en una botella con fuego para aprender sobre la presión de aire

Este experimento parece también un truco de magia. Puedes decirle a tus niños, que tienes los poderes para meter un huevo dentro de una botella completamente entero. Vas a precisar un huevo duro, una botella de vidrio, un encendedor o fósforos y un papel cualquiera. Primero enciendes el papel con el encendedor y lo arrojas dentro de la botella de vidrio y esperas a que el humo llegue al borde. En ese momento, colocas el lado más fino del huevo duro boca abajo en la boca de la botella y de a poco podrás observar como lo irá aspirando hasta quedar dentro de la misma.

Como el humo llena la botella y se calienta, el aire del interior se expande.

Una vez que la llama es cortada por el sello del huevo de la botella, el aire comienza a enfriarse y contraerse, creando un vacío que succiona al huevo hacia dentro.

5. Colorear claveles para aprender acerca del sistema vascular de las flores

 

Este experimento es para gente con paciencia pero realmente funciona, es muy sencillo de hacer y el resultado es muy interesante. Se trata de poner claveles blancos en distintos jarrones y colorear el agua con colorantes para alimentos (los de repostería) de distintos colores. A medida pasan los días notarán cómo los claveles cambian de color.