¿Sabías que la piel es el mayor órgano del cuerpo humano?. La piel actúa como barrera protectora que aísla al organismo del medio que lo rodea, protegiéndolo y contribuyendo a mantener íntegras sus estructuras, al tiempo que actúa como sistema de comunicación con el entorno.

Si la piel es tan importante ya que es nuestro contacto y protección frente al exterior, cómo no vamos a cuidarla apropiadamente? Los climas extremos son los que más afectan a nuestra piel, por eso, debemos dedicarle atención especial durante el invierno y el verano que es cuando más sufre alteraciones. Con el aumento del flujo de descarga aceitosa de la piel, la capa epidérmica puede ser propensa a la matidez, la pérdida de brillo y las manchas. En segundo lugar, debido a la mayor susceptibilidad a los rayos UV dañinos del sol, hay un aumento consecuente en la formación de parches y arrugas. A fin de superar los defectos de la temporada y la pérdida de colágeno, es importante cumplir con cierto régimen de cuidado de la piel.

Además de la rutina diaria de limpieza y humectación de la piel que sigamos, precisamos, durante la época de calor, tomar algunas medidas extra. Es por eso que hoy voy a darte algunos consejos simples que puedes seguir desde tu casa sin comprar productos especiales (claro que si quieres utilizarlos, es mejor aún!).

-Para mantener tu cuerpo y piel hidratados, bebe al menos 2 litros de agua al día. Puedes incluir infusiones y jugos de fruta naturales, pero nada hidrata mejor que el agua. Además te ayuda a eliminar las toxinas del organismo! Si te resulta difícil beber tanta agua al día, dale sabor con unas rodajas de limón o pepino! También puedes incluir hierbas o frambuesas!

¡

-Cada vez que salgas al exterior, usa protector solar. Y aplícalo al menos media hora antes. Asegúrate que tenga un factor (SPF) alto, al menos de 30. Lo mismo ocurre con los labios, usa humectador con protector solar para evitar labios resecos y agrietados. Si estás en la playa o sales a nadar al aire libre, aplica el protector al menos cada 30 minutos, sobre todo en niños para evitar ampollas y quemaduras.

-Otro problema del verano es la hinchazón en manos y pies! Para ellos puedes sumergirlos en agua con sal para mejorar la circulación.

-No utilices ropa apretada! No es bueno para la piel y la circulación sanguínea! Usa ropa liviana y en colores claros sobre todo durante el día! Lo mismo ocurre con los zapatos. Evita los zapatos cerrados o muy apretados y aquellos de materiales duros que no permiten respirar a la piel. Utiliza sandalias y calzado abierto de telas o cueros livianos.

-Usa sombreros para cubrirte la cabeza y evitar que se queme el cuero cabelludo. Para esto, y proteger además tu rostro, usa sombreros con ala estilo capelina.

-Cómo darte cuenta que estás deshidratado? No siempre tenemos sed! Si te duele la cabeza o si sientes las manos o labios resecos es posible que estés necesitando más agua en tu cuerpo!

-Según la dermatóloga Dr. Jeannette Graf, una de las maneras más eficaces para exfoliar tu piel durante el verano es el uso de un exfoliante sobre la piel seca antes de la ducha. Presta especial atención a las rodillas y los codos. Y termina con una crema corporal o aceite luego de secarte con la toalla.

-Invierte en una buena crema hidratante de base acuosa, no oleosa. Utiliza la crea diariamente y más aún luego de estar en contacto con el sol. Son muy buenas aquellas con extracto de aloe vera. Si tienes una planta en casa, el gel que se extrae del aloe, es buenísimo para curar las quemaduras solares y refrescar la piel. También puedes utilizar una mezcla de miel y almidón de papa (el agua blanca que brota de la papa) para calmar quemaduras. La miel ayuda también en erupciones cutáneas!

-Toma una ducha fría! Es ideal luego de la exposición al sol y la sudoración excesiva para mantener la piel no ocluida y evitar el acné.

-Las bolsas de hielo puede calmar picaduras y mordeduras de insectos.

-El melón, la sandía, el pepino, son muy buenos para la piel, ya en su consumo como en tónicos para humectar la piel!

-Si tienes una piel demasiado seca, puedes utilizar aceite de oliva o tónicos que contengan este aceite para hidratar la piel, sobre todo en las zonas más afectadas.

-Por último, el vino blanco parece ideal para el verano ya que es fresco y refrescante. Pero es mejor beber el tinto, ya que los taninos y otros nutrientes en la piel de la uva negra, ayudan a desinflamar la piel ante las quemaduras y tiene un efecto antioxidante!

Espero te sirvan estos consejos y que tu piel se vea más hermosa que nunca!