¿Qué significa el Día de Acción de Gracias para ti?

Es verdad que Thanksgiving no forma parte de las tradiciones latinas y como tal nos preguntamos si tiene algún sentido celebrarlo. Es decir, residiendo en los Estados Unidos, debemos adaptarnos a sus costumbres y tradiciones? Empecemos por entender de qué trata la celebración.

Thanksgiving es una de las fiestas más importantes del año. Se oficializó en 1863, cuando Abraham Lincoln lo proclamó como un día nacional de “acción de gracias y alabanza a nuestro Padre benéfico que mora en los cielos”, celebrándose el último jueves de noviembre.

El evento que los estadounidenses llaman la “primera acción de gracias” fue celebrado por los peregrinos después de su primera cosecha en el Nuevo Mundo en 1621. Los colonos de Nueva Inglaterra estaban acostumbrados a celebrar días de oración dando gracias a Dios por las bendiciones como una victoria militar o el final de una sequía.

Más allá del origen, Thanksgiving es una fiesta de unión familiar, de introspección y balances. Es un período de agradecimiento por lo bueno que nos pasa y lo malo que nos permite aprender, fortalecernos y madurar. Les enseña a nuestros niños gratitud frente a las pequeñas cosas de la vida. Nos brinda la oportunidad de darnos cuenta lo afortunados que somos, el camino que hemos recorrido y todos aquellos que nos restan por recorrer.

Sí, vale la pena celebrarlo no sólo como parte de una adaptación cultural, sino como un día en el calendario que nos detenemos a reflexionar y agradecer.

Puedes entonces crear tus propias tradiciones. Pensando en actividades o acciones positivas y de integración familiar que quieras que se repitan cada año y que aporten algo a la cultura propia de tu familia.

También puedes ajustar la comida de Acción de Gracias a tus raíces, usando ingredientes típicos de tu país o incluso haciendo algún plato que te represente, porque tu trabajo en la cocina es una ofrenda, estás orgulloso de quién eres y quieres agradecerlo.

Trata de incluir a otros en tus nuevas tradiciones, que se sientan partícipes y que puedan aportar ideas para que la celebración cumpla con su objetivo.

Recuerda que no importa lo que diga el calendario. Todos los días son buenos para estar agradecidos de cuánto tenemos, de nuestras oportunidades y nuestra fortaleza para afrontar desventuras.

Muy feliz Día de Acción de Gracias!