Todos sufrimos en algún momento de mal aliento. Cuando se repite y se convierte en un hábito, hablamos de halitosis crónica. La halitosis es una afección que produce mal aliento y afecta a más de 80 millones de personas. Ésta se origina en la lengua y encías en la mayoría de los casos y es causado por falta de higiene dental pero también por infecciones en las encías y poco cuidado dental.

El olor desagradable que surge con la exhalación es el resultado de la descomposición de partículas de alimentos en la boca. Por eso es tan importante usar hilo dental!!!! Si no te limpias adecuadamente los dientes hay bacterias que pueden causar este malestar. Más allá de ser molesto, nos afecta socialmente. Desde entrevistas laborales, en el trabajo, con amigos, en reuniones y hasta buscando pareja, el mal aliento nos juega en contra causando estrés e incomodidad. Por suerte, se puede tratar! Cómo? Te cuento más a continuación!

Hay otros motivos por el cual se tiene mal aliento:

-Enfermedades crónicas relacionada con el hígado, insuficiencia renal, vías respiratorias o diabetes.

-Algunas medicaciones y tratamientos como la radioterapia en pacientes con cáncer.

-La sequedad en la boca o xerostomía. La saliva juega un papel importante en la eliminación del mal olor en la boca. Mientras dormimos, las glándulas salivales reducen la producción de saliva permitiendo a las bacterias desarrollarse. Y es por ello que despertamos con mal aliento! Por eso es importante cepillarse los dientes a la mañana y tomar un desayuno ya que el estómago vacío puede hacer volver el olor desagradable a la boca.

-El estrés, los cambios hormonales o de dieta.

-Algunos alimentos como la cebolla, el ajo, el café, los picantes.

-Malos hábitos como el alcohol y el cigarrillo pueden empeorar el mal aliento.

No todos los que piensan que tienen halitosis tienen un verdadero problema. De los que tienen verdadera halitosis, a menudo el olor es causado por bacterias presentes por debajo de la línea de las encías y en la parte posterior de la lengua.

La halitosis puede ser una señal de enfermedad periodontal o infección de las encías. Ésta se produce por la acumulación de placa en los dientes. Si la enfermedad de las encías continúa sin tratamiento, puede dañar las encías y la mandíbula.

Otras causas dentales de mal aliento incluyen aparatos dentales mal ajustados, y las caries no tratadas.

Una vez más voy a recomendarte ir asiduamente al dentista. Es la única manera de prevenir y de curar en el caso de que haya un problema. Sólo el dentista puede identificar el origen del mal olor para luego poder combatirlo adecuadamente. Más allá de eso, es importantísimo mantener una buena higiene dental.

Esto incluye:

-Cepillarse los dientes al menos 2 veces al día, idealmente, al levantarse y luego de cada comida. Es importante eliminar las bacterias cepillando dientes, encías, lengua, mejillas…

-Usar hilo dental para eliminar los restos de comida de los dientes. Puedes usar también cepillos especiales, water flossers, o lo que prefieras.

-Usar enjuagues bucales que combatan las bacterias. Muchos simplemente enmascaran el mal aliento por un tiempo.

-Beber mucho agua manteniendo bien hidratada la boca.

-También mascar chicles o comer caramelos sin azúcar pueden ayudar a controlar el mal olor, generando también más saliva en la boca.

-Si usas dentadura postiza o un aparato removible, como un retenedor o protector bucal, debes limpiarlo a fondo antes de colocarlo de nuevo en la boca.

-Reemplaza tu cepillo cada 2 a 3 meses o después de una enfermedad.

-Ten chequeos anuales con tu dentista y hazte una limpieza a fondo para

eliminar la placa.

En la mayoría de los casos, tu dentista puede tratar la causa del mal aliento. Si determina que su boca está saludable y el olor no es de origen oral, es posible que te derive a tu médico de cabecera para determinar la fuente de olor y así poder tratarte. Si el olor es debido a la enfermedad de las encías, es posible que refiera a un periodoncista, un especialista en el tratamiento de enfermedades de las encías.